Enormes colas en Santa Cruz para obtener el certificado de residencia

04/09/12

  • Los ciudadanos pierden mañanas enteras para conseguirlo y deben dejar la cola si no llevan el dinero justo para su pago (2,50 euros)
  • Hay quien opina que el Ayuntamiento molesta intencionadamente al ciudadano para deteriorar la imagen del PP, lo cual parece mucho suponer

Enormes colas se forman cada día en las dependencias del Ayuntamiento de Santa Cruz, formadas por vecinos airados que pretenden obtener un certificado de residencia para viajes a la península y entre las Islas Canarias, que antes se podía diligenciar en los cajeros de CajaCanarias.

La falta de información que ha rodeado a esta medida absurda del Ministerio de Fomento –tomada para evitar el fraude— hace pagar a los ciudadanos inocentes los supuestos delitos de defraudación de empresarios de compañías aéreas con pocos escrúpulos, si es que llegan a probarse los cargos contra responsables de algunas de estas empresas

El certificado de residencia para la bonificación del 50% en los viajes aéreos y marítimos Canarias-Península y entre las Islas Canarias dejó de existir hace años y fue sustituido por la mera presentación del DNI. Un supuesto fraude detectado en algunas compañías aéreas, por denuncias de otras, obligó a Fomento a endurecer las  medidas de identificación de los viajeros, que ahora sufren las molestias consiguientes al tener que acudir en tropel a los ayuntamientos a obtener dicho certificado.

En algunos municipios, como en el Puerto de la Cruz, un solo funcionario despacha una cola enorme en pocos minutos; en Santa Cruz, tres  funcionarios son incapaces de hacer lo mismo. Y en La Laguna ocurre exactamente igual. Un caos. Las protestas de los ciudadanos suben de tono cada día.

El certificado tiene una vigencia de seis meses y municipios como Santa Cruz entregan a los ciudadanos unas claves para que los sucesivos puedan ser obtenidos en la Red. Pero si quien recoge el primer certificado es una persona autorizada por el titular, por la Ley de Protección de Datos tampoco pueden facilitar la clave al mensajero. Total, un absoluto desastre.

El Ministerio de Fomento prometió informatizar los terminales de las compañías con los padrones de habitantes de pueblos y ciudades de Canarias, pero nada. Ni caso. Los diputados y senadores canarios no han hecho nada para desterrar esta absurda medida. Y, en Santa Cruz, quien no lleve el dinero completo (2,50 euros) para obtener el controvertido papel tiene que abandonar la cola porque nunca hay cambio. Un despropósito tras otro.

Corre el rumor –y yo me lo creo todo, aunque me parece muy fuerte —  de que a Bermúdez, el alcalde chicharrero, le interesa aumentar el cabreo de las miles de personas que solicitan los certificados, para deteriorar la imagen del PP, que es quien ha impuesto la medida.

Merecido se lo tiene el PP, de ser cierto, porque si se quiere combatir el fraude que se actúe contra los defraudadores, no contra los ciudadanos, sorprendidos y cabreados por esta ejemplar reforma administrativa de Mariano Rajoy. A peor la mejoría, como dice el mago.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com