Paulino Rivero navegará hasta el Rowan Reinassence

  • El presidente, cada vez más firme en la defensa de los intereses de las islas
La Armada española tuvo una actitud desproporcionada e inadmisible con los ecologistas de Greenpeace./Greenpeace

La Armada española tuvo una actitud desproporcionada e inadmisible con los ecologistas de Greenpeace./Greenpeace

El presidente del Gobierno, Paulino Rivero, como tantos canarios que le van a acompañar, se presentará junto al barco de Repsol, el Rowan Reinassense, para manifestar su protesta por las prospecciones de petróleo, supo El Diario de Tenerife.com en fuentes muy solventes.

El barco realiza labores de prospecciones petrolíferas en un punto del mar de las islas, cercano a las más orientales del archipiélago. Está escoltado por una patrullera de la Armada, una de cuyas lanchas neumáticas embistió violentamente el sábado contra una embarcación de la organización ecologista Greenpeace, hiriendo de gravedad a una joven italiana de 23 años y causando lesiones a otro tripulante de la pequeña nave. Tanto el PSOE como Coalición Canaria han pedido la comparecencia en el Congreso de los Diputados del ministro de Defensa, señor Morenés.

Aún no se sabe la fecha de este periplo marítimo, pero el presidente podría elegir la del 23 de noviembre, que era la prevista para realizar la consulta popular sobre las extracciones, cuya celebración ha interrumpido el ya conocido auto del Tribunal Constitucional.

A Paulino Rivero le acompañarán docenas de embarcaciones, con canarios comprometidos con el desarrollo sostenible de las islas a bordo. El día 23 tendrán lugar diferentes acciones en defensa de la ecología y el medio ambiente en todas las islas, de una manera especial en Lanzarote y Fuerteventura.

Mientras el núcleo de Coalición Canaria cercano a Fernando Clavijo, todavía aspirante a la Presidencia –es muy difícil que mantenga esta condición por mucho tiempo–,  se dedica a defender a éste de la cuádruple imputación de la que ha sido objeto, el presidente Rivero sigue cumpliendo su palabra y enfrentándose al poder central, en el ataque más flagrante contra Canarias desde la conquista, como él mismo ha definido la imposición estatal de las prospecciones y extracciones de petróleo.

A Repsol le cuesta un millón de euros diarios el capricho de Soria y del Gobierno de Madrid; es decir el alquiler de un barco con tecnología sofisticada capaz de extraer petróleo y gas del fondo del mar. Mientras que Marruecos ha desistido de extraer crudo de la zona, ya que las primeras muestras ofrecían un producto de muy baja calidad.

La lucha de Canarias con el Estado puede significar el principio de muchas cosas. Y como en tantas otras ocasiones, el Gobierno de Rajoy emplea la fuerza en vez del diálogo, desarrollando un juego peligroso. Porque Canarias se harta. Y Canarias está cada vez más lejos de España.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com