No ganó el Sevilla, perdió el Real

  • Ramos abrió el triunfo del Sevilla con un gol en propia puerta

En realidad no ganó el Sevilla, sino que perdió el Real Madrid. Primero, gracias a un soberbio remate de Sergio Ramos contra su propia portería. Luego, un fallo de Benzema propicia el segundo gol del Sevilla. Antes había marcado Cristiano de penalti, cometido por el meta sevillista sobre Carvajal. Y no hubo más, un partido muy táctico por dos equipos que se temían. Un duelo de titanes, del que tuvo mala suerte el Madrid, que acaba su racha victoriosa. Pero sí hay que hablar de mala suerte porque el Madrid no suele fallar tanto ni perder tantos rechaces en el centro del campo, donde los mejores fueron Mòdric y Casemiro. La presión del estadio sevillista fue tremenda. Es curioso, pero no presionan tanto los de la ciudad hispalense cuando juegan contra el Barcelona, o contra el Atlético de Madrid. Había sed de venganza por la eliminación de la Copa del Rey. No lo duden. Esta Liga es de todos contra el Madrid; no todos contra el Barcelona, sino todos contra el Madrid, que es el enemigo a batir. Un equipo que lleva dos partidos seguidos con dos golazos en propia meta, el de Danilo en la Copa y el de Sergio Ramos en la Liga. No mereció ganar el M adrid, quizá el resultado más justo hubiera sido un empate. Pero el fútbol es así de desagradecido. La afición sevillista se habrá ido contenta a casa. Su equipo derrotó al líder, que por cierto sigue líder. Veremos a ver lo que pasa ahora, si es verdad que el Mundial de Clubes pasa siempre factura al que lo gana. Yo no me lo creo.-MENTECATA.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com