Abréu autorizó al “Loro Parque” a que se llevara uno de los eucaliptos

  • El diputado Juan-Manuel García Ramos denunció ayer el intento de retirada de los árboles

El diputado regional Juan-Manuel García Ramos denunciaba ayer en Facebook, comentario que este periódico reprodujo (ver sección Firma invitada), el intento de extracción de dos viejos eucaliptos en la zona de San Diego por parte de personal del “Loro Parque”.

El diputado, que paseaba por la zona en aquel momento, hizo varias llamadas al Ayuntamiento de La Laguna mientras observaba las operaciones de algunas personas en torno a los vetustos árboles, de los que se plantaron en La Laguna tras la Conquista para desecar precisamente la laguna sobre la que se construyó la ciudad, ya que la especie consume mucha agua.

Nadie le dio razón en el Ayuntamiento al diputado sobre el supuesto permiso al “Loro Parque” para arrancar los árboles, pero lo cierto es que la autorización –absurdamente— existe, al menos para retirar uno de ellos, desde el 17 de julio de 2015. Y está firmada por el entonces teniente de alcalde de Servicios Municipales y Medio Ambiente, el socialista Javier Abréu.

 

“Loro Parque” envió una nota sobre este incidente (que publicamos en la sección Cartas al Director), así como copia de la autorización municipal habilitante, que también publicamos junto a estas líneas.

Por cierto, que las razones expuestas en el punto primero y siguientes para la entrega a esta citada empresa de un solo árbol son patéticas: “Que desde 2011 se vienen recibiendo quejas telefónicas y escritas por molestias causadas por un eucalipto, que crece en un solar situado al final de la denominada urbanización San Diego”. El árbol se encuentra en pleno descampado, que ni siquiera se sabía entonces si era o no de titularidad municipal. No creemos que produjera molestia alguna al vecindario. Y estamos hablando de una autorización que tiene fecha de 15 de junio de 2015.

Casi dos años después de haber recibido el permiso parcial, manda el “Loro Parque” a su cuadrilla para retirar los árboles y plantarlos supuestamente en sus instalaciones, porque por gusto no los iban a retirar, ni por amor a la isla tampoco. Pero la actuación del diputado García Ramos, que sólo les preguntó qué estaban haciendo e hizo dos llamadas al Ayuntamiento de La Laguna para informarse, fueron motivos suficientes para que el encargado diera órdenes a la cuadrilla de salir a escape. Bueno, es una forma de expresión.

Despoblar La Laguna de los entrañables eucaliptos que contribuyen a la belleza de la Vega lagunera no parece ser muy propio de ediles ni de técnicos que aman la ciudad y deben proteger sus especies arbóreas. “Loro Parque” tenía localizado uno de los ejemplares y lo deseaba trasladar a su recinto, como se indica en el introito de la propia autorización concedida.

Por cierto, que el informe que hace suyo y firma Javier Abréu se debe exclusivamente al técnico responsable del Servicio, Francesco Salomone, como se reconoce en el propio escrito de autorización, que indica que los técnicos de su departamento deben supervisar las tareas de retirada del árbol. Parece que allí tampoco estaban.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com