El Real Madrid recupera el liderato, ante un pegajoso Betis

  • Sergio Ramos marcó otro gol de cabeza, a minutos del final y el Barça pierde en La Coruña

Voy a empezar a creer que a Sergio Ramos habrá que colocarlo un día entre los grandes mitos del Real Madrid. No ya sólo por cómo defiende, sino, sobre todo, por cómo ataca y porque ha ganado varios grandes trofeos él solito. Ayer volvió a cabecear un gol en el minuto 80 de partido. Ya no sé cuántos partidos ha sacado adelante con la colaboración milimétrica de Kroos, que se las pone donde él quiere. El Real Madrid comenzó jugando muy bien, pero yo no las tenía todas conmigo. El Betis es un equipo pegajoso, que defiende muy bien y que tiene un buen portero –Adán–, formado y sin oportunidades en el Real Madrid. Y, hablando de porteros, Keylor Navas reparó su fallo clamoroso del primer gol –que marcó el Betis– parándole, casi al final, a Sarabia un cabezazo impresionante, que parecía un tanto cantado. Keylor está nervioso, pero es un gran portero. Zidane tiene que darle confianza. Ayer, Mateu Lahoz, que a mí me parece un gran árbitro, tuvo dos decisiones difíciles: no expulsar al propio Navas cuando en un fallo defensivo dejaron solo ante él al delantero del Betis, al que derribó; y no conceder un gol legal a Cristiano. El linier calvo de la derecha, según el ataque del Madrid, le complicó la vida a Mateu. La posición de Cristiano, que batió a Adán de vaselina, era legal. Y, por cierto, el gol de cabeza de Cristiano, que significaba el empate a uno, al final del primer tiempo, fue magnífico, al estilo del de Marcelino en aquella final España-Rusia, con Yashine en la portería de los rusos. Pero, bueno, aquí lo importante es que el Real Madrid recuperó el liderato, depende de sí mismo para ganar la Liga y que el Barça pinchó en La Coruña, ante el Depor de Pepe Mel –un buen entrenador y un magnífico escritor—al perder por 2-1, que pudieron haber sido algunos más, sobre todo uno al final.La Champions le pasa factura a todo el mundo. El otro día, el F.C. Barcelona creyó que la había ganado, tras derrotar al PSG con la inestimable ayuda del árbitro turco-alemán del partido, que ha sido apartado por la UEFA. No, no la ha ganado, sólo ha pasado a cuartos, en donde se va a encontrar con un equipo mejor que el cagalitroso PSG de Unai Emery. En el fútbol, aparte de la clase, hay que echarle cojones, no salir al campo a hacer el ridículo, como hizo el equipo francés. En fin, que la competición se calienta, por arriba y por abajo, y que el Madrid sigue sumando y su más inmediato rival continúa, a pesar de los pesares, dando señales de debilidad. Y que el Real Betis es el equipo más pegajoso del mundo mundial. Vaya manera de marcar, vaya manera de destruir el fútbol y vaya suerte cuando ataca.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com