Hasta los huevos de los catalanes y de los periodistas

1.- Ustedes perdonen, pero estoy hasta los huevos de los catalanes. Sobre todo de los independentistas. Y si hubiera otro lugar más poco elegante que los huevos, estaría hasta ese lugar de los periódicos y de los periodistas que sólo hablan del asunto del puto referéndum y del independentismo catalán, del “procés” (que debe significar “proceso”) y de esas mandangas que todo el mundo, hasta el más iletrado, sabe que no se van a cumplir; porque Cataluña no se va a separar de España. A menos que se den dos circunstancias: una, que el inútil de Pedro Sánchez, que es de Podemos no del PSOE, gane su “procés”, Rajoy convoque elecciones para neutralizarlo y se vea en funciones a la hora de suspender la autonomía de Cataluña. No tendría fuerza para ello con un Gobierno en funciones. Conste que yo hablo desde la ignorancia, porque yo creo que las reuniones “secretas” que han mantenido Rajoy y Puigdemont, y que el presidente español recogerá en sus Memorias, cuando las escriba y publique, han servido para que los políticos catalanes tengan una salida digna a lo que están haciendo. Y, si no, fíjense en las ridículas condenas con las que han sido castigados Arturo Mas y las dos señoras esas tan mal vestidas, de las que no recuerdos sus nombres y apellidos, por una desobediencia grave al Tribunal Constitucional, tan especializado en este país en rechazar recursos de amparo a los ciudadanos y tan aficionado a admitir todo lo que el Gobierno le manda, a veces con mucha razón –del Gobierno–; otras, no.

2.- Y como el día en que escribo es lunes, bueno, ya es madrugada del martes, no esperen de mí grandes cosas porque cogí frío en la avenida de Anaga paseando la perrita, este lunes por la noche, y ahora estoy con Ibuprofeno, jersey y calcetines, espectáculo que no le recomiendo a nadie. Menos mal que perdió el F.C. Barcelona y ganó el Madrid, apurado, porque si no hubiera tenido una semana horrible. Aquí, en Canarias, no pasa nada, pero les recomiendo que lean el artículo de Paco Pérez de hoy, en el que se habla de la ponencia de propaganda de CC para su Congreso próximo. Se la han encargado a Mario Cabrera y a Cristina Valido, que parece lista. La tía ya es consejera y yo no le conozco carrera universitaria, que a lo mejor la tiene. La carrera universitaria no es necesaria, pero sí conveniente. Algunos genios no tenían estudios superiores, así que lo contrario tampoco me asombra. Por cierto, que la Universidad de La Laguna es más antigua que los años que cumple oficialmente, según la docta opinión de Juan-Manuel García Ramos. Ya digo que ayer fue lunes y estoy agazapado, aunque ayer me tuve que mover un poco; fui al norte, volví a Santa Cruz, un día de los que no me gustan, porque aunque doy menos guerra de lo habitual, o lo procuro, nunca se terminaba el puñetero. Ahora es casi la una de la madrugada y parece la cosa más calmada.

3.- Por cierto, que aprovechando el Brexit, Escocia quiere volver a insistir en su referéndum, pero ya lo perdieron una vez los secesionistas. Cuidado, porque a los británicos los referéndums les salen fatal. Miren lo que le pasó a Cameron, aunque los lores no puedan hacer nada por impedir el desaguisado. Theresa (Tirisa se pronuncia) May es una brexista confesa la tía. Y eso que era de la cuerda de Cameron, que no lo quería. Pero ella se resiste un poco a activar el célebre artículo 50 del Tratado de la Unión. Yo creo que, en el fondo, los británicos tienen miedo a la que les puede caer encima, aunque no estar en la zona euro les ha ayudado bastante en su “procés”.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com