Controlar los gastos de la Televisión Canaria

Como decimos por estas islas, es muy fácil dispara con pólvora ajena, pero no es nada recomendable cuando se trata del erario público, del dinero común de todos nosotros.

Por ese motivo, y no por otro, sería conveniente que determinados órganos parlamentarios autonómicos controlasen más estrechamente los contratos supuestamente irregulares de la Televisión Canaria con determinadas productoras privadas, que parecen muy interesadas con comerse un buen trozo de la tarta del ente público, además a precios astronómicos, que no tiene nada que ver con las tarifas del mercado audiovisual.

Por lo que tengo entendido, algún tribunal de Justicia también se ha interesado por supuestas y graves irregularidades en la gestión económica de Radiotelevisión Canaria, que esperamos que se aclaren definitivamente muy pronto; porque está en juego la honorabilidad de determinadas y conocidas personas, entre ellas varios profesionales del periodismo y de la comunicación y me llevaría un tremendo disgusto si se descubrieran supuestos actos delictivos, porque conozco a algunos de ellos y nunca es grato enterarse de malas noticias que tiene que ver con seres que no son ajenos a uno.

Les he comentado muchas veces que es muy difícil ejercer un cargo público de responsabilidad y soy de la opinión que no todo el mundo puede ocupar esos puesto, sobre todo si se manejan euros, muchos millones de euros, como es el caso de un ente tan importante como la radiotelevisión de todos.

Ni el Parlamento ni la Justicia pueden permanecer impasibles ante supuestas irregularidades cometidas y si los presuntos delincuentes no tienen nada que ocultar tampoco tendrán nada que temer si se les investiga, como ha hecho un grupo de la policía especializado en estos casos en los últimos meses.

Soy muy pesado con esta frase del recordado y admirado profesor Enrique Tierno Galván; pero es que su conocida cita de que los políticos deberían tener los bolsillos de cristal es muy ocurrente y precisa. Más aún en los tiempos que corren y en estas islas y en el resto del territorio español, en la lejana España continental, donde se multiplican los casos de corrupción. Y no diré más, por hoy.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com