El imparable ascenso de Lope Afonso

Ayer, Asier Antona fue proclamado en Las Palmas presidente del PP canario. Un cargo que ya ostentaba, desde lo de Soria. Se impone en el partido una nueva generación, la de los 40 años, pero no sé si se habrán dado cuenta ustedes de que, al margen de que Australia Navarro, como premio a la constancia, haya sido nombrada secretaria general regional, emerge una figura importante, cual es la del alcalde del Puerto de la Cruz, el joven abogado Lope Afonso.

Lope no sólo es un tipo honrado, sino una excelente persona, nacido en una conocida familia portuense de clase media, cuyos progenitores sacaron adelante a sus hijos con mucho sacrificio. Su gestión en el Puerto está siendo buena, a pesar de que en este pueblo es muy difícil hacer política municipal porque cada uno de sus habitantes cree tener la solución a los problemas de la ciudad en su cabeza. Y como buen pueblo costero, cientos de sus naturales, y no digamos algunos de sus políticos, son maledicentes y elementales.

Lope Afonso será coordinador general del PP en las islas, un cargo de nueva creación que le convierte en el número 2 de Asier Antona, lo que le va a costar problemas con Manolo Domínguez –el que nunca se pone al teléfono– y con la propia Australia Navarro. Pero Lope es tan noble y tan listo que los sabrá timonear y hacerles creer que el número 2 es cada uno de ellos dos. De esto estoy seguro.

Es este un alcalde que recibe a todo el mundo, que atiende a la gente, que hace gala de una paciencia infinita –aunque siempre tenga prisa– y que procura no engañar a nadie, aunque esto en un alcalde sea milagroso o al menos poco frecuente. Ahora tendrá oportunidad de hacer política mayor, de salir (sin hacerlo del todo porque seguirá siendo alcalde) del solar portuense y de lograr nuevas metas en la trayectoria que se ha impuesto, abandonada momentáneamente su carrera de abogado, en la que compartió despacho con otros tres letrados que fueron y algunos son concejales portuenses; Verónica Rodríguez (CC), Pedro González (PP) y Toñi Domínguez (PP). Un despacho muy “político”, como ven. De ellos, en ejercicio, quedan dos, Pedro y Verónica, porque los demás se dedican en exclusiva a hacer política.

Este ascenso coloca a Lope en un buen puesto de salida, de cara al futuro en el partido. Tiene pendiente un tema judicial que no parece importante (la autorización de mercadillos en el Puerto), que ha sido llevada a los juzgados por sus adversarios políticos. El asunto no parece tener demasiado recorrido, aunque con la justicia nunca se sabe. Nunca. Ah, y enhorabuena.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com