El Tenerife perdió ante el Reus, en casa (0-1)

Algún día tenía que suceder esta temporada, y fue este domingo. El Tenerife perdió (0-1) su primer partido de la presente temporada en el estadio “Rodríguez López”, ante un equipo, el Reus, recién ascendido a Segunda, que aún no tiene mucho nombre en esta categoría, pero que en nuestra particular opinión se mostró como un conjunto unido, en el que sus jugadores se apoyan continuamente y, sobre todo, que fallan muy poco en sus pases.

El club catalán vino a defender el resultado inicial, porque los peninsulares temen al combinado isleño entre otros motivos por su fortaleza en la cancha chicharrera donde, como hemos dicho, no había ganado ningún visitante en la presente campaña. Y los del Reus estaban dispuestos a provechar cualquier contragolpe, ante la persistente (pero infructuosa) presión local. Como así fue, pues en la primera oportunidad que tuvieron montaron un rápido y efectivo contrataque, de solo tres pases, para marcar el único tanto del encuentro.

Y ya no hubo más historia, porque al Tenerife le entró la pájara, se le fueron las ideas y se olvidó de tirar a puerta, si exceptuamos una oportunidad en la que Raúl Cámara se adentró en el área, se hizo un autopase y el “Choco” Lozano, en una difícil postura, estuvo a punto de igualar el marcador; pero por verdadera mala suerte el balón fue rechazado por el poste derecho del meta visitante, Badía.

La segunda parte de este enfrentamiento transcurrió con más pena que gloria, porque el conjunto catalán supo jugar con los tiempos del partido, tuvo durante largos períodos el control de la pelota y asfixió a su rival, con una disciplinada posición táctica de sus efectivos, con dos líneas muy compactas y firmes en la retaguardia; y con un equipo así enfrente, al Tenerife le cuesta mucho marcar, porque no tiene pasadores de calidad y faltan los constructores en la creación de los ataques.
Mal síntoma es que un equipo tenga que recurrir continuamente a sus centrales para organizar su esquema ofensivo, porque luego están descolocados a la hora de defender, como le ocurrió en este partido a Germán Sánchez y a Jorge Sáenz.

Poco más. Debutó el japonés Gaku Shibasaki y el Tenerife perdió una valiosa oportunidad para reafirmare en los puestos de promoción de ascenso, pero no queda más remedio que seguir siendo optimistas, porque quedan muchas jornadas por disputar y hay, por eso mismo, muchos puntos en juego. A ver lo que sucede el próximo domingo, frente al Cádiz, en tierras andaluzas, un choque que será decisivo, determinante.
__
pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com