La multa de la estiba

Sería interesante, amén de conveniente y todo lo demás, que la gente de este país empezase a asumir el coste de sus actos o decisiones. Especialmente si son políticos, desde luego, pero también sindicalistas o miembros de grupúsculos gremiales especialmente favorecidos, como es el caso de los estibadores portuarios.

Viene este prolegómeno a cuento de que la UE ha reiterado su intención de imponerle una nueva sanción a España si no se alcanza pronto un acuerdo para liberalizar el mercado de la estiba. La multa sería inmediata según lo ha notificado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al Gobierno central. España ya está afrontando una sanción de 27.522 euros al día por una primera sentencia condenatoria realizada por el TJUE que exigía el pago de dicha cantidad desde la primera sentencia condenatoria, en 2014. La nueva sanción sería mucho mayor, ya que nuestro país debería desembolsar 134.107,2 euros diarios. Maravilloso.

Sobra aclarar que ese escarmiento no lo van a pagar ni los políticos que votaron en contra del decreto regulador del Ejecutivo —de forma especial los miembros del PSOE, que son capaces de sacarle los dos ojos al Estado con tal de dejar tuerto al PP, sin olvidar a los “patriotas” de Podemos y a la propia señora Oramas, de CC—, ni tampoco unos sindicatos formados por individuos esencialmente escaqueados de su trabajo, ni mucho menos esos estibadores que, en algunos casos perciben salarios —si a eso se le puede llamar salario— de 100.000 euros anuales. Personas todas ellas que no han necesitado ir a la Universidad para ejercer sus funciones. Qué ejemplo más loable para los miles de jóvenes que se dejan las pestañas estudiando una carrera y luego son becados con unos emolumentos que no les alcanzan ni para comer. Qué país más justo. Nada tiene de extraño que sea esta la equidad bolivariana tan del gusto de Podemos, pero, ¿y el PSOE?

Cuándo adquirirá conciencia el normal y corriente de los ciudadanos de cómo le toman el pelo algunos vividores. Cuándo caerá en la cuenta el más humilde hijo de vecino de cómo lo manipulan los paladines de la libertad en nombre de la izquierda progre e impoluta.

ricardopeytavi@gmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com