La desgana del Madrid provocó el empate del Atlético

  • Pepe marcó el gol de los madridistas y Griezman, con mucha suerte, el de sus rivales

La desgana del Madrid, su empeñó por ralentizar el juego y por no acudir a su principal arma, que es la rapidez, dieron el empate al Atlético, incapaz el equipo de Zidane de mantener el 1-0 conseguido por Pepe, de cabeza, ya en el segundo tiempo. Fue un partido malo, sin ritmo, apagado, en el que mereció ganar, por dominio, el Madrid, que hace mucho tiempo que ha perdido el sentido del juego brillante. Bale no está –fue sustituido por Lucas Vázquez–, Pepe volvió a lesionarse tras chocar con Kroos y Kroos también salió del campo para que entrara Isco. Todos los cambios en el segundo tiempo. El Madrid no encanta a su afición, Cristiano lucha pero no marca y su asociación con Benzema esta tarde no existió. Parecía como si el Madrid se conformara con cualquier resultado,  con un 1-0, con el empate, con  cualquiera, porque no hizo nada, tras el gol atlético conseguido a última hora, por variar el resultado. Llega muy cansado el Madrid al último tramo de la Liga y de la Champions y personalmente me temo lo peor. El equipo del histriónico Simeone no hizo nada destacado para empatar, pero empató. Estuvo atrincherado durante todo el partido. Es curioso que el Real Madrid, que tiene su principal arma en la rapidez, haya cedido tan gratuitamente su margen de puntos al Barcelona, jugando tan mal en su campo ante un rival que tampoco hizo gran cosa para complicarle la vida. Cristiano sigue con su sequía goleadora y el centro del campo juega a rechazar balones sobre los cuerpos de los contrarios, no afina los pases, no es capaz de pasar balones a Cristiano, que lanzó un gran tiro que hubiera sido gol si Savic no mete la cabeza y lo desvía, en la principal oportunidad del equipo blanco. Esto ocurría en la primera parte. En la segunda, Oblak le sacó un tiro a Benzema que iba hacia la portería y muy poco más. El Madrid, que parecía no tener ninguna prisa, se dejó dos puntos ante el Atlético. Le hacían más falta los puntos a los locales que a los colchoneros, pero se vio poco entusiasmo en los jugadores madridistas, como si tuvieran la competición en el bolsillo, o como si estuvieran guardando las energías para la eliminatoria de Champions. El domingo juegan en Gijón contra el Sporting, un equipo que, aunque está desahuciado, siempre se crece ante el Real Madrid, como si le fuera la vida en el partido. No jugará Carvajal, por acumulación  de cinco tarjetas. ¿Y para qué contar más si no hay nada más que contar? Ah, sí, que el Madrid dominó durante más del 61% del tiempo del encuentro. Sí, pero, ¿para qué?

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com