Está visto que lo del Real Madrid es Europa (1-2)

  • Le dio un baño al Bayern de Munich en el segundo tiempo, con dos golazos de Cristiano

El Madrid, que jugó el segundo tiempo sin despeinarse y que se fue a la caseta con un 1-0 en contra al descanso, bailó al Bayern de Munich, que jugó con 10 durante parte de la segunda mitad, al ser expulsado Javi Martínez por la segunda amarilla. Funcionó todo el equipo, después de que Arturo Vidal le metiera un cabezazo mortal al balón  que no pudo detener Navas (a mi juicio pudo hacer algo más). Fue el 1-0, que hacía presagiar lo peor, sobre todo hasta el momento en el que el propio Vidal mandara al segundo anfiteatro un penalti –que no fue–, supuestamente cometido por Carvajal (mano inexistente) y señalado erróneamente al buen árbitro italiano Rizzoli por uno de sus auxiliares, confirmado absurdamente por el juez de fondo. Después de eso, el partido fue del Madrid y sólo Manuel Neuer, el gran portero alemán, evitó una goleada. Al Madrid le anularon dos goles por fuera de juego, uno de Benezma y otro de Sergio Ramos, este último agazapado en el área pequeña mientras Kroos le ponía el balón en la cabeza, como siempre; los dos en la segunda mitad. Hay que subrayar el pase del joven Marco Asensio a Cristiano en su segundo gol: sencillamente, magistral. Fue un partido muy bonito del que sería imposible destacar a un solo jugador, en detrimento de los demás. Pero Cristiano es Cristiano y en Europa, mucho más. Metió dos goles y no metió el tercero, en el último minuto, porque pisó un hoyo del césped y llegó tarde al balón. El resultado es bueno para los madridistas, de cara al partido de vuelta en el “Bernabéu”. Y sólo que ganara el Atlético al Leicester, y no empatara, como estuvo a punto, me birló a mí 1.500 euros que había apostado. Lo acerté todo: el Borussia-Mónaco, el Bayern-Real Madrid y había puesto un empate al Atlético, que falló. Otra vez será. El Bayern de Munich, que jugó lo que le dejó el Madrid, basó su ataque en la rapidez del ex madridista Robben, que juega como Gento, es decir, muy bien, y en las entradas por el centro de Franck Ribery, que ya no es el mismo, pero que todavía corre. Detrás empujaba mucho Arturo Vidal, que es una roca auténtica. Es muy difícil sorprender al Real Madrid cuando los delanteros bajan a defender, como ayer, y cuando sale como una bala de su área, asegurando los pases. Al revés que en la Liga española, donde el Madrid se apresura y pierde todos los balones divididos, en la Champions ocurre todo lo contrario: el equipo de Zidane recupera muy bien, sobre todo cuando en el centro del campo juegan tres de los mejores mediocampistas del mundo: Kroos, Casemiro y Modric. Ayer fue un espectáculo verlos actuar. Es un resultado magnífico, de cara a la vuelta. Aunque el Bayern es un equipo muy peligroso y ya jugará Lewandowski y el Madrid anda justito de centrales en la vuelta, todo hace suponer que no tendrá demasiados problemas. Aunque en el fútbol nunca se sabe. Ya lo diojo Vujadin Boscov (algo que a mí me parece una simpleza): fútbol es fútbol. ¿Y qué?

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com