¿Más diputados?, no, por favor

En el Parlamento de Canarias se está debatiendo actualmente la futura reforma electoral que debe contemplar el Estatuto de Autonomía y sobre la triple paridad de representación de diputados en la Cámra regional, atendiendo a la igualdad de diputados entre las dos provincias canarias, entre las llamadas islas mayores y “menores” (es decir, entre los dos territorios centrales y los periféricos).

Toda esa parafernalia, en la práctica, no conduce a ningún sitio y es una cuestión simplemente numérica, de cierta apariencia de un supuesto equilibrio representativo que en realidad no sirve para nada, porque después cada partido tiene su disciplina interna y obliga a sus diputados, a los de su propio grupo, siendo de una isla concreta, a votar a favor de los intereses de otra, como ya ha sucedido en innumerables ocasiones, como en aquella célebre sesión en la que diputados por Tenerife votaron la creación de la “universidad completa” en Las Palmas, años ha.

Parece que todo el mundo está de acuerdo en que en el nuevo sistema electoral exista una lista de carácter regional, que muchos estiman que podría tener hasta nueve diputados, pero creo que es rechazable la idea de aumentar el número de parlamentarios, que en nuestra modesta opinión, ya son demasiados en la actualidad con sesenta representantes, cuando otros parlamentos autonómicos tienen un número sensiblemente inferior.

Hablar a estas alturas de elevar el número de diputados me parece un insulto a la ciudadanía y lo que deberían plantear los distintos grupos políticos son dos cuestiones fundamentales, a mi entender: la reducción de representantes por lo menos en una tercera parte (cuarenta diputados serían más que suficientes) y, también, restringir los períodos de sesiones a dos anuales, de dos meses de duracuión cada uno, y que se adaptaran los sueldos y las dietas de sus señorías, que tienen la desvergüenza de cobrar grandes cantidades durante todo el año y solo “trabajan” unos períodos muy determinados en el tiempo.

No me gusta el andar de la perrita y creo que la opinión pública es contraria a la ampliación del número de representantes y estará a favor de reducir los meses de sesiones parlamentarias. ¿A dónde vamos a llegar? No, por favor.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com