Una ciudad fantasma

 

  • Santa Cruz amaneció ayer metida en un mar de nubes

Santa Cruz, en la mañana de ayer, fue una ciudad fantasma. Una inversión térmica hizo que la ciudad quedara, por unas horas, sepultada en un auténtico mar de nubes, que desde los pocos metros de altura parecía algo muy inusual. Nadie recuerda a Santa Cruz envuelta en nubes, de las que sólo asomaban las partes más altas de los edificios de la ciudad. Hemos reunido algunas fotos de las que circularon por las redes sociales y las ofrecemos aquí. Lamentamos no saber quiénes son sus autores. Hubo mucha gente que tomó instantáneas de un paisaje realmente escalofriante. No hace mucho, en Las Palmas de Gran Canaria ocurrió lo mismo, a causa de un idéntico fenómeno. La verdad es que fue una visión completamente distinta de lo habitual. Menos mal que ya no se le puede echar la culpa a la refinería: está apagada.

 

 

 

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com