Corrupción que se sabía

1.- La detención y registro domiciliario del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, era la crónica de una muerte anunciada. Se sospechaba desde hace mucho tiempo de la forma de actuar de este señor, sobre todo en el Canal de Isabel II, aunque ya saldrán otras cosas, que no son las del ático de Estepona. Fue la propia Cristina Cifuentes, actual presidenta de la comunidad citada, la que denunció ante la Fiscalía estos hechos presuntamente delictivos, tras las conclusiones de una auditoría encargada por ella misma a una consultora. Se  hablaba en ellas de una empresa creada en Sudamérica, que agüita. Hasta el hermano del detenido andaba por ahí medrando, según las primeras conclusiones del juez Velasco, que es el que entiende sobre el caso desde la Audiencia Nacional. Parece que Ignacio González es carne de talego. Habrá que esperar. De momento, ha pasado ya una noche en una mazmorra de la Guardia Civil, una de cuyas unidades especializadas es la que investiga los hechos. Hombre, que nos mamen los políticos nuestro dinero a mí me repatea la barriga. Bastantes equilibrios que tiene que hacer la antigua clase media española, la que se cargaron Zapatero y otros, para sobrevivir. Estar presenciando estos desmanes de Madrid, la ladroniza andaluza o la mamazón catalana de los Pujol, sin olvidar la mamandurria de otras comunidades, molesta y causa zozobra al ciudadano. Y les produce descrédito a los políticos en general. Lo de Madrid, repito, era la crónica de una muerte anunciada.

2.- Hasta el defensor del pueblo de Canarias, Jerónimo Saavedra, ha alertado sobre la facilidad y la ligereza intolerable de algunos organismos de recaudación a la hora de embargar las cuentas de los ciudadanos. A veces sin que éste reciba una comunicación previa sobre el motivo del embargo. Hace unas fechas me embargaron una cuenta mía por 95 euros y todavía el banco, muchos días después, me ha retenido el saldo pero no me ha comunicado el motivo. Ni siquiera me lo ha cargado en cuenta, con lo que supongo que será un embargo preventivo, pero no puedo ir a pagarlo, o a recurrirlo, porque no me han dicho qué organismo ha ejecutado la acción. Esto me parece un atraco flagrante. Lo ha advertido el defensor del pueblo, pero no sirve para nada. La Administración, la estatal y la autonómica, se encuentra tan ávida por recaudar que lo que le interesa es mamarse las perras del ciudadano, no darle explicaciones, ni tenerle el más mínimo respeto. Y no hay derecho, ¿saben por qué? Porque al Estado lo soporta, lo mantiene, el ciudadano. Y no hay derecho a que las administraciones actúen de esta forma, dejando al usuario en la más absoluta indefensión.

3.- Ayer, la Juventus eliminó al F.C. Barcelona, con gran contento mío. Ya era hora de que estos culés, beneficiados por los árbitros casi siempre, muerdan el polvo ante un equipo –el italiano–  que ayer sólo se defendió. Atacó poco. Es decir, una vez más, jugando a la italiana, que es una forma como otra cualquiera de destruir el fútbol. Dicen que el árbitro benefició a los transalpinos. Pero es mentira, el trencilla holandés hizo un gran arbitraje, imparcial y dejando jugar. Fue una noche preciosa para mí la de ayer. Ahora quedan cuatro equipos en liza, para semifinales de la Champions: Real Madrid, Atlético de Madrid, Juventus y Mónaco. Yo prefiero que al Madrid le toque el Atlético o el Mónaco y que otros destrocen a la Juventus, que está fuerte y que en una final –a la italiana– sería muy peligrosa.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com