¿A quién apunta Achí?

1.- Ayer hablábamos –hablaba yo– de la postura insolidaria con  los empresarios –a mi juicio–, que ha demostrado el sirio Amid Achí Fadul, sobre todo en una entrevista concedida a “El Día” y publicada creo que el domingo último; al menos yo la leí ese día. Vino a decir Achí que en el proceso de Las Teresitas se ha quedado alguien fuera, y lo dice una vez que el caso ha sido juzgado. Es decir, insinúa que habría algunas otras personas que tendrían que haber sido involucradas también. A los empresarios, estas declaraciones les han sentado a cuerno quemado. No digo nada a los ya condenados. Yo me hacía algunas preguntas y me gustaría que los lectores leyeran de nuevo mi artículo de ayer, en esta misma sección. ¿Se refería acaso Amid Achí a los rectores de CajaCanarias de entonces, que concedieron a Inversiones Las Teresitas un crédito, que fue devuelto en tiempo y forma, con importantes beneficios para la entidad? ¿Se refería a que entre los beneficiados de ese crédito figuraba un testaferro de uno de los condenados, sin trascendencia real en la concesión de ese crédito, puesto que con la firma de uno de los peticionarios era suficiente para garantizar, de sobra, la operación? ¿O es que Achí tiene en mente otros candidatos que tenían que haber sido incluidos en el proceso, ajenos a CajaCanarias, de la que ha sido consejero en representación del PSOE, si no recuerdo mal? Es cierto que Achí no participó en la concesión de ese crédito, pero no es menos cierto que en esos tiempos estaba muy cabreado con los empresarios de Las Teresitas, que no le hacían ni puto caso. No obstante, Achí no debería tener recelos –eso espero– hacia CajaCanarias, una entidad con la que sus empresas han trabajado mucho. Vamos, que la entidad le ha ayudado en sus rentables negocios, naturalmente de una manera absolutamente legal, supongo. Todas estas cosas las digo con idéntica buena intención que la que Achí afirma tener cuando dice lo que dice sobre sus compañeros empresarios, que ahora lo miran por encima de las gafas. Este país, señor Achí, España, no es un país de corruptos. Es un país en donde existe la corrupción. Achí vino de Siria a estudiar, según creo, e hizo fortuna vendiendo bragas en el “Número 1”, con tanto éxito que vendió muchas bragas y aún las sigue vendiendo en otros mercados. Nadie ha ganado tanto dinero vendiendo bragas y mucho que me alegro. Pero me da que Achí ha sido injusto con los empresarios de la tierra que lo acogió, eso sí, con algún que otro recelo. Pero, fíjense, es tan listo que consiguió hasta entrar en el Club Náutico y en el Club Oliver, que son dos reductos irredentos de nuestra propia idiotez. Enhorabuena, me quito el sombrero.

2.- Vamos a ver lo que ocurre esta noche en “Balaídos”, pero percibo cierto odio al Real Madrid y la propensión de los gallegos de Vigo a joder al equipo blanco, para que no gane la Liga. En todo caso, la obligación del Celta es salir a ganar y más tras su fracaso europeo. Yo también me alegré de los triunfos del Tete ante el Madrid in illo tempore. Ya, hoy, no me habría alegrado. El madridismo me ha ganado con los años y estoy orgulloso de este equipo, que tan feliz me ha hecho tantas veces. Cuando lo del Tenerife, yo estaba muy ligado al club por mi amistad con Javier Pérez: viajaba con el equipo (pero pagándomelo yo), acompañé a Javier a muchos sitios, participé de los éxitos del club. Ahora es distinto. Ahora soy madridista antes que nada y ni siquiera el equipo de mi tierra me motiva tanto como el club de Florentino Pérez y de millones de personas más. Ojalá gane el Madrid esta noche, ojalá gane la Liga y la Champions. Y todos los comentarios negativos son pura envidia. El mejor siempre es envidiado.

3.- Ya ven que no les he hecho caso a quienes me recomiendan que descanse, que escriba menos, que no me coja calenturas, que ya no tengo edad. Joder, es que me va la marcha. Desde que tenía casi uso de razón no he abandonado la trinchera, sigo en ella a pesar de que ya no tengo edad para ir a la guerra, sino para trabajar en oficinas. Y ni siquiera para eso.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com