La capilla lagunera de la Cruz Verde

 

La capilla, como su propio nombre indica, de la Cruz Verde en La Laguna es una pequeña construcción religiosa levantada por los vecinos de la zona, en las proximidades de la Plaza de San Cristóbal (patrón de la ciudad), también denominada como Plaza de La Milagrosa, en la Villa de Abajo de la histórica población isleña, conocida como del Tanque Abajo.

Fue construida en los primeros años de la segunda mitad del siglo XVIII y fue bendecida el primero de mayo de 1761, donde antes se veneraba una cruz verde, el color del árbol de la vida, que se colocó en el altar de la Capilla, tras ser revestida de plata la madera original, desde su época fundacional.

En la actualidad, este reducido espacio se encuentra adosado a un moderno edificio, en la confluencia de las calles de Herradores y Barcelona, la vía que soterró el barranco de Chamarta, que ahora transcurre bajo la calzada en sentido oeste-este y que atraviesa el casco urbano, desde San Benito al barranco de la Carnicería, afluente del de Santos, que desemboca en el mar por el Charco de la Casona, ya en Santa Cruz de Tenerife.

En la fachada, la capilla luce otra cruz de color verde oscuro, que fue el símbolo de la Inquisición de la Iglesia Católica, en nombre de la cual se cometieron tantos asesinatos de inocentes y tantos ajustamientos increíbles.

El pasado tres de mayo, día de la festividad de la Cruz, extrañamente este pequeño recinto religioso no abrió sus puertas, como era tradición, posiblemente porque en esta capilla se cometió tiempo atrás un robo, en el que los autores del delito contra la propiedad se llevaron valiosos objetos que allí estaban expuestos, acción siniestra que aún no ha sido aclarada por la policía que investiga el caso.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com