Te lo regalo

  • Sánchez es un bluff y no tardará mucho en demostrarlo: Rajoy le ganará la batalla si no comete fallos

El “podemita” Pedro Sánchez, incomprensiblemente, ganó las primarias del PSOE e hizo añicos al partido, tal como ha ocurrido en Francia. La primera consecuencia es la dimisión del breve abogado laboralista Hernando, que ha dimitido como portavoz socialista en el Congreso. Puesto que ahora ocupará alguien del PSOE cercano a Podemos. Porque Pedro Sánchez no es del PSOE; está en el PSOE. Ahora, a Rajoy le quedan un par de alternativas: ganar la moción de censura de Podemos que el PSOE sanchista apoyará –y ahí se verá si controla todo el partido–; aprobar los presupuestos y tirar un año más. O esperar que se vote la moción y convocar elecciones, para que Sánchez vuelva a conseguir 80 diputados y hacer el ridículo. Porque una cosa es que los militantes lo pongan ahí y otra que los votantes le den su papeleta. En cuanto aparezca la mujer de Sánchez, que no sé si ha aparecido ya, el secretario general in pectore volverá a caer. Yo no he visto mujer más antipática. Dicen, además, que Sánchez, en contra de lo que pueda parecer, vive como un señorito, aunque ahora no tenga oficio ni beneficio. En fin, a mí me da igual, porque no lo votaría nunca y mis consideraciones personales no cuentan. No cuentan para nada. Sánchez le sacó nueve puntos a Susana Díaz, que tenía la  ayuda del aparato. Supongo que el congreso socialista lo nombrará secretario general. ¿Y qué? ¿Lo van a seguir todos los diputados hasta el final de la legislatura o el voto del PSOE se va a dividir? Hay demasiada confrontación, demasiado odio entre las facciones del PSOE. La primera consecuencia es la dimisión de Hernando, pero eso es lo de menos. Hernando había radicalizado su discurso, quizá a la espera del triunfo de Sánchez. Ya no está con él su incondicional Luena, ni aquellos que lo jaleaban antes de que la Gestora lo pusiera en la calle. Pero miren lo que pasó en Francia: los socialistas hicieron el ridículo en las presidenciales y están muertos. El PP tampoco se encuentra en su mejor momento, con la mamandurria rampante que lo va corroyendo. Rajoy deberá tener mucho cuidado, a ver si los escándalos lo van a salpicar. De momento, ha sido citado como testigo. Luego, veremos. Ya no tendría competencia la Audiencia Nacional, sino el Supremo, por el aforamiento que Ciudadanos le pide con insistencia que suprima. Y, luego, Ciudadanos, que quiere ser el centro-derecha, pero sin fuerza ni efectivos para serlo. El panorama es difícil, Sánchez supone un peligro absoluto, un incontrolado, un “podemita en las filas del PSOE” y Susana Díaz puede que un cadáver político. Qué pena, con lo que prometía esta chica. Yo a Sánchez te lo regalo. Lo regalo a todos ustedes. Traerá al PSOE turbación y mal rollo. Y es un bluff. Ya lo verán.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com