Escándalo en el SCS: No se puede pedir hora para el cardiólogo

  • Aunque parezca increíble, el servicio concertado con San Juan de Dios cierra la consulta ¡de cardiología! “de vez en cuando”

Luego dicen que la Sanidad pública en estas islas va cada día mejor, según afirman algunas fuentes gubernamentales, pero quien esto escribe no se inventa las cosas y el título de este comentario no es un cuento, sino algo completamente real, que pude comprobar con mis propios ojos en el Centro de Atención Primaria de Ofra en la avenida de los Príncipes de España de la capital tinerfeña, este pasado lunes. Cerca de las dos de la tarde, en el mostrador de cita previa del mencionado ambulatorio del Servicio Canario de Salud.

Resulta que desde hace bastantes meses, por razones que ignoro, la Dirección Médica del Hospital Universitario de Nuestra Señora de la Candelaria (HUNSC) suprimió las consultas externas del Servicio de Cardiología y la Consejería de Sanidad determinó que pacientes de una amplia zona de Santa Cruz de Tenerife, sobre todo de barrios periféricos de la capital, fueran desviados a la clínica privada de San Juan de Dios, mediante un concierto entre el Gobierno Autónomo y ese pequeño hospital que depende de los hermanos de la Orden Hospitalaria.

Al parecer, por cuestiones de organización interna del Servicio de Cardiología de San Juan de Dios, de vez en cuando cierra sus consultas externas a los usuarios del Servicio Canario de Salud, como ocurrió en diciembre pasado y como ocurre en la actualidad.

Este lunes, un paciente acudió al ambulatorio de Ofra a su médico de familia, para solicitar una cita para su cardiólogo y el facultativo le dio un volante, que el paciente presentó en el mostrador de administración de dicho centro de atención primaria. Allí le dijeron, después de esperar unos minutos, que no podían concertarle una cita con el especialista en la clínica de Vistabella porque “las consultas están cerradas”.

A continuación le facilitaron un número de teléfono para que el enfermo se pudiera en contacto con el ambulatorio “en los próximos días, a ver si se abre la lista de espera” en San Juan de Dios… algo sencillamente surrealista, tratándose de pacientes con dolencias cardiacas.

Luego, las autoridades sanitarias responsables de estos maltratos a los usuarios de un servicio esencial no se avergüenzan de decir que las Urgencias de los grandes hospitales de referencia están colapsadas porque la gente acude a las mismas muchas veces, cuando lo lógico es que acudan a sus centros de salud de atención primaria. ¡Serán caraduras e imbéciles!

Y que no se atrevan estos “burócratas” a desmentir lo que afirmo, porque tengo papeles que demuestran lo que digo y porque fui testigo presencial de este hecho. Al mismo tiempo que pasaba esta “anécdota” (por llamar esta situación de alguna forma irónica), otro paciente pedía hora para un oftalmólogo y, en lugar de darle fecha para el HUNSC –donde lo operaron de la vista recientemente– lo remitieron al Hospital de Ofra “lo antes posible”, es decir para enero de 2018.

Bravo por el señor presidente del Gobierno de Canarias, don Fernando Clavijo. Bravo por el consejero de Sanidad, señor Baltar. ¡Váyanse a hacer puñetas por incompetentes y por jugar, o eso parece, con la salud de los habitantes de estas islas!

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com