Crece la tensión en Venezuela hasta límites de rebelión popular

  • La fiscal general, Luisa Ortega, dimite, secuestrada en la sede de la Fiscalía, y reunión del alto mando militar en Fuerte Tiuna

La tensión en Venezuela crece en la calle y en los despachos. Los medios de comunicación permanecen mudos. Hay cadenas que ya no emiten o que sólo emiten telenovelas. Brasil ha llamado a consultas a su embajador; Perú rompe relaciones diplomáticas con Venezuela; Colombia y Argentina llaman a sus embajadores. USA y la Unión Europea exigen elecciones inmediatas y se convoca una reunión urgente del Consejo Permanente de la OEA. Hay dificultades provocadas para recibir la señal de Internet y por Twitter se habla de una reunión urgente de altos mandos militares en Fuerte Tiuna. Cientos de militares han sido encarcelados y quien realmente manda en las Fuerzas Armadas son los generales cubanos que Maduro mantiene infiltrados en las principales bases de Venezuela para asegurarse su exilio. La autopista Francisco Fajardo de Caracas, una de las vías más importantes de la capital, está cerrada al tráfico por los manifestantes. Según parece, hay varios heridos por gases lacrimógenos y no se descarta algún fallecido. Los medios de comunicación han sido enmudecidos por el Gobierno. Están cerradas otras calles importantes, como la avenida Urdaneta y San Martín. Los manifestantes no han podido llegar al palacio de Miraflores, como era su objetivo, aunque Maduro no está allí,  no sale de Fuerte Tiuna, donde vive. La oposición, a través de las redes sociales, pide que estas informaciones se pasen a las redes porque los canales de televisión colonizados por el Gobierno, como Globovisión y Venevisión, sólo ofrecen telenovelas y programas locales, sin que sus reporteros puedan informar de lo que ocurre en la calle, donde permanecen miles y miles de personas. Mientras escribo esta información corren rumores de renuncia de la fiscal general, Luisa Ortega, aunque no ha sido confirmado este extremo. Cuba ha reforzado en los últimos días su presencia militar en Venezuela. Algnos organismos estatales han sido tomados por los manifestantes y sólo la Guadia Nacional parece fuertemente unida al régimen, aunque la situación puede cambiar. Los altos mandos militares han sacado a sus familias del país y los que no, no salen de Fuerte Tiuna, en donde hay de todo: cines, supermercados abastecidos, parques, discotecas. Parece una ciudad dentro de otra ciudad. No podemos decir que Venezuela está al borde de la guerra civil porque las armas se encuentran en manos de la milicia y de los colectivos chavistas, más de 500.000. Pero una masacre puede producirse tras el autogolpe de Maduro. Estaremos atentos a las próximas horas.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com