Garachico: efemérides de junio (2)

6 de junio de 1981

Por segunda vez visita Garachico don Adolfo Suárez, quien pernoctó la noche anterior en la finca El Malpaís, propiedad de la familia Ponte. Acompañado de su esposa, doña Amparo Illana, y de su secretario, don  Alberto Aza, el señor Suárez, pese a que ya no era presidente del Gobierno, fue aclamado por más de l0.000 personas, recibió el título de Hijo Adoptivo de Garachico y un cuadro con el escudo heráldico ducal, título  que le había sido concedido y que era obra del artista local Pascual González Regalado. Colocó el ex presidente la primera piedra del refugio pesquero que pretendía construirse, inauguró la avenida que hoy lleva su nombre e hizo declaraciones que fueron publicadas en toda la prensa nacional porque eran las primeras que concedía el destacado político después de haber dejado la jefatura del Gobierno. En tiempos posteriores hizo el señor Suárez otras visitas a la Villa y Puerto, donde se le recuerda con el mayor cariño.

7 de junio de 1586

Impone una misa ante Álvaro de Quiñones doña María Luis Pajarón, esposa de Fabián Viña e hija de Juan de Regla, primer alcalde del lugar, en la ermita de Nuestra Señora de los Reyes; de donde se deduce que tal ermita es anterior a la citada fecha. La  ermita, situada en un altozano del barrio que lleva su nombre, no sufrió daño alguno por las escorias el volcán de 1706, a pesar de que estas pasaron a su lado y se bifurcaron casi en un intento de no dañar la edificación religiosa. En el templo, que sigue conservándose en el mejor estado, se encuentran, además de la Virgen titular, una imagen de San José de incierta fecha y otra de San Pedro González Telmo, que se trajo en su día de la su ermita titular,  que sí fue devastada por la lava del volcán. Estaba situada tal ermita cerca de los molinos de agua, en las proximidades de la llamada casa del Lamero, también existente hoy.

9 de junio de 1924

Se reúne la Asamblea de la Cruz Roja Española para designar a las personas que habrían de formar  la primera junta directiva del Patronato encargado de la reorganización del Hospital de Nuestra Señora de la Limpia Concepción. Se trataba de inaugurar la segunda etapa de tal departamento sanitario en favor de los pobres y enfermos de la localidad y que había tenido, siglos atrás, una importancia capital en el devenir de la localidad garachiquense. Resultaron elegidas doña Rosario Arocha de la Torre, doña Carmen Revilla, viuda de Cabrera, doña Carmen Verde y León, doña Francisca Hernández de Soler, doña María Teresa Montes de Oca y Delgado, doña Ángeles Pérez de Díaz y doña Virginia Jacinto del Castillo. Estas damas pasaron seguidamente a formar el primer reglamento de la entidad por el que habría de regirse la institución. Encargaron las obras de reparación a don Adriano Afonso y se emplearon en ellas grandes sumas de dinero, que fueron sufragadas por varios vecinos de la localidad, de modo muy especial por don Antonio Monteverde, uno de los garachiquenses que con más ahínco defendieron siempre la trayectoria del hospital reorganizado. Se consiguió, además, que se hicieran cargo del funcionamiento de la entidad un grupo de monjas del Buen Consejo. Don Antonio Monteverde, doña María Teresa Montes de Oca y don Teodoro Velázquez fueron, a través de los años y entre otros muchos también entusiastas, los grandes defensores del hospital en todo tiempo. El hospital, unas veces positivamente y otras veces no tanto, continúa su difícil misión, sorteando muchos obstáculos económicos y de todo tipo, desde 1520, si bien hay quien lleva la fecha primitiva a 1512.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com