Moción sin alma

1.- Podemos presentó una moción sin alma. Tenía tan poco sentido que hasta la pequeña quícara, alzada sobre sus tacones y asomando la cabecita por el estrado de la tribuna del Congreso, le dijo al tonto de la coleta: “A usted sólo le gustan las mujeres sumisas”. A Irene Montero se le puso tiesa la cola de caballo e Iglesias miraba a la escasa líder de CC –dicen que cada vez menos líder, yo no lo creo— con infinito desprecio. Rajoy vino a decirle al Coletas que los podemitas viven de alegrarse de que las cosas vayan mal y que son incapaces de gobernar España. Le citó a Quevedo y luego el de la coleta volvió a citar a Quevedo, pero con una frase que es la peor que le conozco a Quevedo. Así que la moción resultaba tan aburrida que la audiencia cambiaba de dial y de canal constantemente, cuando gritaba la izquierdona. Un horror. En los Estados Unidos no hay límite para intervenciones parecidas –podrían durar días–, pero el interviniente no puede poner los miembros superiores sobre el pupitre mientras habla, no se puede apoyar. Así se logra que las intervenciones sean más breves. Pablo Iglesias Turrión me parece un coñazo impresionante, incapaz de aportar una solución coherente y no consiguió el efecto deseado, es decir perturbar, por dos motivos: uno, él y su novia Montero se alargaron en demasía; dos, la Fiscalía tuvo la volada de hacer público el supuesto fraude fiscal de Cristiano Ronaldo (cuestionado muy vehementemente por sus asesores) el día del debate de la moción de censura. Se llevó todas las portadas, dejando al Coletas en bragas y a Irene Montero en calzoncillos. Ya saben que la Hacienda Pública y la Fiscalía tienen el control de este país, así que cuando trinquen los dineros venezolanos e iraníes de los podemitas se les va a caer el pelo. De momento, que se preparen los líderes catalanes porque están en la agenda de Montero, que es un buitre carroñero. Miren, rima y todo.

2.- La moción no tendrá efecto, va a ser rechazada por los naranjitos de Ciudadanos y por las huestes briosas de Rajoy, henchidos de fervor castigador contra la izquierdona pesadona. Y por los vascos. Y por la aguerrida quícara de CC, que se ha erigido en heroína de la Cámara, en defensa de todas las mujeres a las que –ella dice— que zahiere Iglesias Turrión. ¡Jesús! Y por la abstención de Sánchez y su banda (no sé lo que hará mi amigo Pedro, si citar a Quevedo, o sea, citarse a sí mismo, o votar en contra), así que poco recorrido tienen Turrión y Montero (a mí me ponía más la novia anterior, Tania Sánchez). Esta no me gusta nada. Mis musas son Tania Sánchez y Rita Maestre, a quien he visto (en fotos) casi en tetas cuando se destetó en una capilla, la muy atea. Ay. Este país se ha convertido en un circo, donde abundan los payasos y Pablo Iglesias Turrión es el payaso blanco, Augustus, y su novia hace las veces del payaso chaparro y desgraciado del Circo Toti.

3.- Hoy se votará y la tortura pasará a mejor vida. Iglesias habrá tenido sus horas de protagonismo, pero para mal, porque un discurso de dos horas no lo aguanta ni la Montero, ni la Tania, ni la madre que las parió. Estos penenes parecen que están en una clase sustituyendo al catedrático, que enseña en un cuarto de hora porque tiene capacidad de síntesis, que es la madre de las virtudes universitarias. Los penenes se ganan los puestos en la cátedra de la Universidad española a fuerza de seminarios, de ser densos y plomos, que viene a ser lo mismo. Los penenes de la UCD eran más listos porque procedían de buena cuna, eran gente bien, habían pisado alfombras de la Real Fábrica en sus casas. Estos no, estos son de barrio, con lo cual sufren de más complejos. Y así sucesivamente.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com