La lagunera Plaza del Adelantado

La Plaza del Adelantado Fernández de Lugo, en La Laguna, mandada a construir por el principal conquistador de la isla, a finales del siglo XV (en 1496), es en la actualidad un recoleto espacio urbano, con una frondosa vegetación arbórea, principalmente de laureles de Indias y dragos canarios.

Este recinto peatonal es, en sí, la plaza mayor de La Laguna, como siempre fue tradicional en los pueblos y poblaciones castellanas desde la Edad Media y, a partir de ella, a través de la calle de La Carrera, en dirección Oeste, se fue expandiendo el primigenio núcleo urbano, con la edificación de las Casas Consistoriales, los Juzgados y la residencias del corregidor y de los capitanes generales de Canarias, como principal asentamiento de la colonia española.

La plaza ha tenido a lo largo de su historia múltiples funciones, siendo la principal la de mercado de abastos al aire libre, pero también ha servido como recinto festivo los días de San Miguel, patrón de la isla; y como patíbulo, pues en el centro de la misma se ejecutaron a los primeros condenados a muerte por la Justicia colonizadora.

Hoy en día, en ese mismo lugar se levanta una preciosa fuente de mármol blanco de Carrara (Italia), que fue colocada en 1870 por encargo del gobierno municipal, en cuya parte superior se halla una urna funeraria marmórea, como homenaje póstumo a las decenas de personas condenadas que perdieron la vida allí. Su peso se estima en treinta toneladas.

Como ocurre en otras poblaciones castellanas, la plaza está rodeada por edificios emblemáticos, como el Ayuntamiento, el Convento de Santa Catalina de Siena, el Palacio de Nava, el antiguo Mercado (hoy derribado, a la espera de que se construya uno nuevo), la Ermita fundacional de San Miguel Arcángel y el edificio de los nuevos Juzgados (donde antes se construyó la casa solariega de una conocida familia lagunera, el hotel Nivaria, la casa natal del santo José de Anchieta y un inmueble propiedad de Telefónica de España, que se edificó en donde antes estaba el cine-teatro del Parque Victoria.
La plaza, también conocida como la de Abajo o de la Villa de Abajo, es un oasis vegetal en medio de la urbe y ha sido mencionada en numerosas ocasiones por destacados poetas locales como un remanso romántico de paz y sosiego.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com