El Tenerife logró una victoria insuficiente ante el Getafe

  • El 1-0 no garantiza la eliminatoria, pero al menos dejó el Tete su meta a cero

El C.D. Tenerife, ante más de 21.400 espectadores, dio ayer otro pasito en su camino a la Primera División, pero la cara de los aficionados al salir del Estadio no era de alegría. Más bien de preocupación o, al menos, de precaución. El 1-0 ante el Getafe no es sino un pasito más, pero el resultado es insuficiente. Qué lástima que Gaku, en una jugada sensacional del “Choco” Lozano, no acertara a batir la portería del Getafe, errando su tiro. El Tete hizo una buena primera parte y en ocasiones dio sensación de equipo muy sólido atrás, con un centro del campo con intervalos de buen juego y un gran espíritu de lucha. El Getafe saldrá en su Coliseo con la ventaja de que si gana por 1-0, debido a su mejor clasificación en la Liga –como ocurrió con el Tenerife y el Cádiz— se hará con la plaza en juego de la Primera División. Pero al equipo que viste de blanquiazul, con un empate le basta para eliminar a sus rivales. Hay una gran afición en la isla, que necesita motivaciones fuertes. Está llenando el estadio y parece que jugamos en Primera División. Yo ayer me sentí muy feliz en el Estadio Rodríguez López, viendo vibrar a una afición como no lo hacía desde los tiempos de la Primera División, o de aquella Copa de la UEFA que casi conquistamos (caímos en semifinales, ni no recuerdo mal). Hay una fiebre de C.D. Tenerife y eso es muy bueno para la moral de una isla. Fundamental, diría yo. Ayer, el estadio santacrucero fue una fiesta. Había moral de victoria y los aficionados vibraron con su equipo, que hizo una gran primera parte. Hay mucho fútbol en estos chicos y hay ganas de subir a Primera División. Lo dan todo en el campo y conforman un equipo muy interesante, un equipo que hace buen juego y da alegrías a su gente. Jugar en Segunda División es muy difícil porque los equipos están muy igualados en cuanto a sus fuerzas. La competición es demasiado larga y el premio de los ascensos se limita a tres equipos, que cubren los descensos de los tres de Primera que bajan a Segunda. Qué decir de estos partidos de promoción, que son tremendamente disputados y que se sacan por un gol en campo contrario o por una mejor clasificación que el rival en caso de empate. Ocurrió con el Cádiz y, ojo, puede suceder lo mismo, pero penalizando al Tete, con el Getafe. Hay que tener confianza y jugar con todos los sentidos puestos en el lance. El “Geta” hará lo mismo.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com