Cuánta razón tiene Arturo Fernández

1.- El eterno y admirado galán Arturo Fernández dijo una vez, y le cayeron encima los de la izquierdona, que la gente que acudía a las manifestaciones organizadas por la citada izquierdona en Madrid “era muy fea”. Tiene toda la razón. Se trata de personas desaliñadas, mal vestidas, con apariencia de sucias, casi siempre. Ocurrió lo mismo con el orgullo gay, muy cutre todo, demasiadas locas por metro cuadrado. Cada vez que sale un tipo de Podemos a decir alguna parida por la televisión puede observarse que le falta o un colmillo, o un molar o una paleta. Y no es de otra cosa que de comer solomillos y no pasarse el cepillo. A la larga se va creando el deterioro dental más horroroso; sarro y eso. Y no se gastan el dinero en el dentista. Estoy muy de acuerdo con Arturo Fernández, al que se le olvidó decir que los de Podemos y sus mareas y mareos han convertido el Congreso en un perchero, porque cuelgan de los espaldares de sus sillones sus anoraks sucios y deshilachados; porque ese es el uniforme que les gusta usar, al más puro estilo cutre/bolivariano.  Estoy muy harto de estos horteras irredentos, que han pasado por encima de la elegancia. Porque una de las señas de identidad de la nueva izquierdona española es la cutrez más absoluta, la horterada más inveterada, el deshilache y la chamarrona verde deteriorada por el uso. Y así son también por dentro. Claro que hay excepciones, como la bella Noemí Santana, representante de La Cosa en Canarias, que a mí me parece una tía guapa, que viste más o menos bien y que se ha inventado un término genial: el “micromachismo”, que según ella es el que practica Fernando Clavijo. O sea, un machismo pequeñito, como el juego del Tete ante el Geta –¿o Jeta?–. ¡Jesús!

2.- Me han gustado unas declaraciones a la COPE, anoche mismo, del aspirante a presidente del F.C. Barcelona, Agustí Benedito, que ha dicho que la política tiene que ir por un lado y el fútbol por otro y no como Bartoméu, un acojonado que lo junta todo y que se apunta al procés y a un bombardeo. No sé en lo que va a quedar la moción de censura de Agustí Benedito contra el amigo del entrullado Rosell, pero me da que podría prosperar. Y entonces tendríamos un F.C. Barcelona normal, no un nido de independentistas de pacotilla, como ahora. Supongo que para que sea presidente dependerá de los resultados de los enfrentamientos de pre temporada con el Madrid y que fiche o no a alguien, porque el Barça tiene las ideas congeladas. No ha hecho un solo fichaje de campanillas, si descontamos al de su entrenador, el “chingurri” Valverde, que como es vasco cae bien en Cataluña, cuando catalanes y vascos nunca se han podido soportar. Me quedo con los vascos, sin dudarlo un minuto. Todo el dinero del Barça se lo llevan Messi y su papá. Dos Messi.

3.- En fin, que el de ayer no fue un día muy pródigo en noticias más que la tranquilidad de Mariano, al que le han aprobado ya, de facto, el techo de gasto y está más contento que unas castañuelas. A ver por dónde salen ahora los podemitas, que nunca están de acuerdo con nada. Por cierto, que Clavijo y Antona se reunieron, otra vez para nada. El caso es que Clavijo no quiere soltar consejerías porque no sabe dónde meter al personal, y tampoco desea aflojar en el asunto de la bajada del IGIC. Antañazo, la publicidad estaba exenta de IGIC, pero a Adán Martín se le cruzó el cable y nos breó a los medios.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com