Encajes insularistas que dificultan el pacto

Me ha dicho un pajarito que es muy sincero y que no suele mentir, que uno de los grandes escollos para que se firme en los próximos días el deseado (por algunos) pacto de legislatura entre Coalición Canaria y el Partido Popular es encajar adecuadamente los equilibrios insulares en el seno del Gobierno, puesto que los nacionalistas (ellos afirman que lo son) basan sus estrategias en querer contentar a todos los territorios naturales de este Archipiélago.

De todos es sabido que las antiguas Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), que fueron después transformadas por arte de magia en CC, siempre basaron su propia existencia en la unión de asociaciones políticas insularistas para conformar una coalición de aspecto –que no de verdadero contenido– regional.

En eso tuvieron mucho que ver el palmero Antonio Castro Cordobez –el eterno y fracasado aspirante a la Presidencia– y ese pequeño/gran hombre que es Tomás Padrón, el jefe bimbache de El Hierro. Ellos dos siempre exigieron tener representantes de API y de AHI en el Ejecutivo autonómico, lo cual me parece muy bien desde la óptica que desde las islas periféricas se contempla al conjunto del Archipiélago.

Antonio Castro Cordobez (a la izquierda) y Tomás Padrón.

Por ese motivo, si se firma un acuerdo entre CC y PP para el resto de la legislatura, el presidente Clavijo tendrá que hacer un encaje de bolillos para contentar a todos los comités insulares de su coalición, porque parece que los otros escollos de las negociaciones el PP está dispuesto a ceder y renunciar a una de las cuatro consejerías que quería ocupar y los representantes peperos están dispuestos a ceder terreno en lo que se refiere a sus exigencias en una necesaria reforma fiscal.

Está claro, en todo caso, que las dos fuerzas más conservadoras de Canarias están condenadas a entenderse, tarde o temprano, porque don Fernando no puede seguir presidiendo dos años más un Gobierno con tal escaso apoyo parlamentario como tiene en la actualidad.

No crean que con la incorporación de hombres y mujeres del PP, el nuevo Gabinete no va a cambiar fundamentalmente su mala gestión pública, pero creo que Antonale dará más seriedad y rigor y aportará una mayor honradez y transparencia al poder ejecutivo, tan necesitado de ser eficaz y no de aparentarlo. Y eso.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com