Las pensiones, congeladas en los próximos años

Esto se venía venir: las pensiones públicas para jubilados, viudos, huérfanos y discapacitados van a estar congeladas en los próximos años, en principio hasta el 2022, según ha trascendido a la opinión pública de fuentes gubernamentales. Porque la caja de la Seguridad Social arrastra un enorme déficit y parece que el señor Rajoy sus ministros no encuentran una fórmula para solucionar este grave problema social, que afecta a unos diez millones de personas en este país llamado España, actualmente dirigido por unos señores ultraconservadores.

Este Gobierno del PP, en los cinco años que lleva ejerciendo como tal, no ha hecho sino favorecer a las grandes fortunas, a las gentes privilegiadas, en detrimento de la generalidad de la población. Pero sí hay dinero, por ejemplo, para rescatar a la banca privada y a las cajas de ahorros, aportando para ello la nada desdeñable cifra de 67.000 millones de euros.

Podrán tacharme de demagogo, pero yo me atengo a los hechos, que son los que son, y no los que nos quieren meter forzosamente por los ojos, desvirtuando la triste y penosa realidad.

Las oficinas del paro siguen muy pobladas./D-A-

El señor Rajoy y su Gobierno se han empeñado en hacer desparecer la clase media de la tierra patria. Es una especie de colectivo a extinguir, en un país donde los acaudalados son cada vez más ricos y los trabajadores y pensionistas somos más pobres, con mucho menor poder adquisitivo que hace tan solo unos años.

Las personas mayores, los discapacitados, los viudos, los dependientes, los menores huérfanos, etcétera, cobramos unas pensiones vergonzosas, que en los últimos años se han incrementado en tan solo un 25%, con lo que el empobrecimiento de estos colectivos se está volviendo patético, en medio de un clima social muy convulso, por el lamentable estado del mercado laboral (con millones de contratos basura) y con altísimos índices de desempleo en la población activa, por mucho que nos quieran vender la moto sin ruedas de que el paro está descendiendo. Sí, ha bajado algo, pero ¿a qué coste?

El que sea mileurista hoy en día puede considerarse afortunado, porque hay profesiones que exigen unos estudios medios y superiores previos, que en la actualidad se ejercen, con horarios partidos y agotadores para cobrar un sueldo de setecientos u ochocientos euros y, en muchos casos, a tiempo parcial, con emolumentos muy inferiores.

¿Quieren que escriba de asuntos más agradables, cuando este es el triste panorama social y económico de un país en manos de un Gobierno ineficaz, que no resuelve los grandes y graves problemas que acucian a la ciudadanía? Pues no estoy dispuesto a ello, porque no soy un narrador de cuentos chinos. Lo siento, y no saben ustedes cuánto.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com