Villar, su hijo y Juan Padrón, en libertad bajo fianza

De izquierda a derecha, Ángel Villar, su hijo Gorka y Juan Padrón Morales.

  • Citado a declarar como imputado Carlos Plasencia, hijo de Antonio Plasencia

Los presidentes –suspendidos cautelarmente– de la Federación Española de Fútbol y de la Federación Tinerfeña de Fútbol, respectivamente Ángel Villar y Juan Padrón Morales, han sido puestos en libertad por el juez Santiago Pedraz, de la Audiencia Nacional, tras depositar una fianza de 300.000 euros cada uno. El hijo de Villar, Gorka, también ha salido de la cárcel con una fianza impuesta de 150.000 euros. Ha sido decretado el embargo de cuentas y bienes de los citados en una proporción que no conocemos. Juan Padrón ya está en Tenerife. Tras el levantamiento del secreto del sumario se sabe que Carlos Plasencia, hijo del constructor gomero afincado en Tenerife, Antonio Plasencia, ha sido citado a declarar en la Audiencia Nacional, también como investigado. Se ignora si el juez tomará alguna medida contra él, aunque no parece probable. A los tres que permanecían en la prisión de Soto del Real se les han retirado los pasaportes y deberán presentarse periódicamente en el juzgado más cercano a sus domicilios. Noticias no confirmadas indican que la Guardia Civil ha solicitado documentación en la entidad mercantil Promotora Punta Larga, relativa a la construcción de campos de fútbol de hierba artificial en la provincia tinerfeña, que la citada empresa ha llevado a cabo, en colaboración con la Federación Tinerfeña de Fútbol, desde hace varios años. El juez ha levantado el secreto del sumario, por lo que ya se conocen las personas que deberán ir a declarar, como investigados, en la Audiencia Nacional. Ninguno, que se sepa, excepto el citado Carlos Plasencia, reside en Canarias. Las investigaciones continúan y Juan Padrón, que no ha querido hacer declaraciones, indica a su círculo más íntimo que en su opinión las cosas se han hecho bien, en lo que a él respecta, durante su gestión deportiva y que todo va a aclararse convenientemente. El secretario de su federación, Ramón Hernández, no entró en prisión, que pudo eludir con una fianza de 100.000 euros, que abonó inmediatamente. Está en libertad tras declarar ante el juez Pedraz. El caso Villar, con su puesta en libertad, pierde fuerza, al menos ante los medios de comunicación. Ahora se está a la espera de los pasos que va a dar Villar para recuperar su puesto en la Federación Española o si se decanta por su dimisión. Ya ha dimitido de sus cargos en la FIFA y en la UEFA. En cuanto a Juan Padrón, tampoco se sabe si continuará al frente de la Federación Tinerfeña de Fútbol. Lo que sí parece seguro es que no seguirá ejerciendo como vicepresidente económico de la Española.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com