El Real empieza ganando

1.- El Real Madrid empieza ganando. Eso es bueno. Es un buen síntoma, ganando y convenciendo. Ayer, millones de espectadores de todo el mundo vieron la final de la Supercopa de Campeones celebrada en Macedonia. Hasta mis amigos de Venezuela, que lo están pasando mal en su país, disfrutaron con el fútbol, antes de que Maduro se lo corte, porque va a bloquear el cable de la televisión internacional, según sus propias amenazas. En los cuarteles de Venezuela está pasando algo. Los militares que asaltaron la fortaleza de Valencia se llevaron 67 fusiles de asalto y varios lanzagranadas y tuvieron el apoyo de cuatro helicópteros de combate que se llevaron a los oficiales participantes en la asonada hasta un lugar desconocido y seguro. Las armas están a buen recaudo. Maduro detuvo a siete indocumentados que pasaban por allí y les sacó la foto para convertirlos en detenidos. Hubo varios muertos, no uno, ni dos. Y todos eran civiles. Civiles que curioseaban por la zona. Nada está claro en los cuarteles, ni siquiera en Fuerte Tiuna. Entre otras cosas porque las familias de los jóvenes soldados están pasando miseria con sus sueldos. Quienes se lo llevan todo son las “gorras grandes”, coroneles y generales. Maduro tiene 900 generales y en los Estados Unidos hay sólo 600. En un día nombró a más de 150, cuando la media de nombramientos de generales al año en la Fuerza Armada venezolana era de 30. Hay algunos que han pasado de sargentos a generales en tres años. Han arrestado a militares de alta graduación en la reserva, que están en Ramo Verde y en otras sucias cárceles militares –castillos lo llamaban aquí cuando el franquismo– del país.

Cilia Flores: vaya sobrinitos que tiene./ El Venezolano.

2.-Maduro tiene mucho miedo. Ya apenas sale. Está entre Miraflores y Fuerte Tiuna, que se encuentran muy cerca, porque en La Casona, la residencia/habitación de los presidentes, se la ha cedido a la familia de Chaves. Uno de los pocos ministros que viven fuera de Fuerte Tiuna es Jorge Arreaza, que pasó su infancia en Tenerife –su madre era vice-consul aquí– y que está casado con una hija de Chávez. Ahora lo han nombrado canciller. Arreaza conserva el piso de sus padres en Santa Cruz. Ya tiene un sitio donde escaparse, cuando toque, que tocará. Porque la población venezolana no aguanta las torturas ni los atropellos, ya reconocidos por la ONU. Las cuentas de los gerifaltes en el exterior han sido bloqueadas. Lo que mamaron les ha sido incautado, aunque todavía dispongan de maletas llenas de dólares en efectivo. Los cónsules generales no reciben el dinero para su funcionamiento. Siguen abiertos gracias a la buena voluntad de los representantes consulares. Obtener un pasaporte en Venezuela es misión imposible: están cobrando sobornos de 2.000 dólares y más. Maduro tiene su avión preparado en La Carlota para una huida vergonzosa. Diosdado, igual. En cuanto los cubanos aflojen, el G2 y los militares, los sátrapas se marcharán del país. El pueblo de Venezuela evitará que sigan haciendo de las suyas. Cuando más tarde el pueblo en rebelarse menos será el efecto sorpresa. Los sobrinos de Cilia Flores, la llamada “primera dama”, se pasean por Montecarlo en un Ferrari dorado, según las redes, comprado con el dinero de la droga.

El canciller Jorge Arreaza tiene un piso en Santa Cruz. ¿Para cuando escape?/mppeuct.gob.ve.

3.- Ayer, mis amigos venezolanos estaban viendo el partido del Madrid con el Manchester United, tomándose un respiro en sus protestas. Hay una zona de Caracas que está a salvo de los ataques, las zonas residenciales, donde viven mucho chavistas y están muy controladas. Pero a las seis de la tarde, todos a casa, a sentarse delante de las cadenas extranjeras. Maduro busca culpables: ya no es Rajoy, ahora son Trump y Patricia Poleo. Pero que ni chiquito animal dejó Chávez al frente de su pueblo. Se ve que la enfermedad lo trastornó, al final. Porque al principio era toda una esperanza.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com