Garachico: Efemérides de agosto (2)

10 de agosto de 1779     

Se pasea por la costa norte de Tenerife un extraño buque que logra sembrar desconcierto en los puertos de Garachico y Orotava. El barco lucía bandera inglesa y pretendía entrar, no se sabe con qué motivos, en el puerto orotavense, donde fue rechazado. A un cañonazo respondió con otro. Luego parecieron cambiar las cosas porque los visitantes enviaron  a tierra un pequeño bote con cuatro hombres, que fueron apresados. Los ingleses persiguieron luego a un pequeño barco de las islas, el cual entró en Garachico para refugiarse. Cuando los perseguidores pretendieron entrar se les recibió a cañonazos, disparados desde el fuerte de San Miguel. Una compañía de Milicias Canarias se dirigió a Garachico para intervenir en el asunto. El barco principal aparecía un día por Garachico y otro día por la Orotava, hasta que se logró apresarlo y sus componentes fueron llevados a Paso Alto. Parece ser que la nave inglesa no estaba dominada por malas intenciones. Simplemente se les habían terminado las provisiones y solo querían comer. La leve anécdota sirve, al menos, para que los garachiquenes sepan que los cañones de su castillo, además de disparar en las fiestas cono señal de júbilo, también lo hicieron, al menos una vez, para defender la costa.

13 de agosto de 1573

Fecha de la Real Cédula por la que  se ordena al juez de los Registros de Tráfico del Puerto de Garachico, que residía en  La  Laguna, se trasladara inmediatamente a la localidad norteña, en vista del auge tomado por la población debido a su tráfico marítimo y al asentamiento de extranjeros. En efecto, la lectura de documentos públicos nos demuestra que, desde los comienzos de la fundación del lugar, se instalaron en él varios italianos, portugueses, ingleses y flamencos, al tiempo que se notaba  la presencia de muchos esclavos moriscos. Sesenta portugueses se avecinan en Garachico, procedentes en su mayoría de Madeira y Terceira, así como también del Portugal de la metrópoli. A partir de 1535 estaban instalados en el pueblo varios tejedores, herreros, espaderos, cerrajeros, laneros, sombrereros, carpinteros, calafates, albañiles, plateros, maestros de esgrima, sastres, molineros, zapateros, fabricantes de azúcar, aserradores, toneleros, mercaderes, comerciantes, así como varios mesoneros, pues había gran necesidad de alojar a tantos forasteros que se habían acomodado en la hoy Villa y Puerto. No es de extrañar que, por tal auge del puerto principal en la costa norteña, se instalaran en él determinadas familias, como vemos en estos apellidos: Ponte, Jorva, Interián, Viña, Belmonte, Peraza de Ayala, de las Cuevas, Hoyos, Valcárcel, Regla, Calderón, Gallinato, Montalvo…, del que solo el de Ponte sigue entre nosotros.

16 de agosto de 1812

Vuelven a celebrarse, con toda brillantez y solemnidad, las fiestas y romería en honor de San Roque, que habían quedado en suspenso porque se veía la necesidad de realizarse obras de reconstrucción en la ermita del santo, situada a la entrada de la población, según se viene de Icod. En realidad no se trataba de una reconstrucción total sino de adosarle unas dependencias contiguas, que son las que existen hoy, una como sacristía y otra designada como cuarto de los peregrinos, aunque actualmente no se utilice con tal fin esta última. Las obras fueron posibles gracias a la colaboración de muchos fieles, que se mostraron como vecinos generosos en la colecta popular que se hizo con tal fin. Los trabajos finalizaron en los primeros días de agosto, lo que facilitó que se hicieran los preparativos necesarios para que la fiesta fuera una realidad. Hubo misa solemne y procesión de la imagen por las principales calles del pueblo. Hubo especiales rogativas y se colocaron varios ex-votos, que se conservan aún, al menos varios de ellos, como recuerdo de unas peticiones que fueron escuchadas por el santo, como era creencia generalizada. Hoy siguen colocándose  ex -votos en la ermita, aunque no tengamos noticias de la antigüedad de muchos de ellos. En la época que citamos no había aún romerías. La que se celebra actualmente nació en 1960.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com