El Madrid frenó a la Real, con golazo de Bale

  • El equipo de Zidane controló muy bien todo el partido en Anoeta

El Real Madrid le tomó el pulso a uno de los mejores equipos de la Liga, la Real Sociedad, desde el minuto uno de partido. Zidane colocó al equipo en el campo de forma tan magistral que los vascos no llegaban a su área en condiciones de marcar y cuando lo hicieron, el empate a uno, fue por un fallo garrafal de Keylor Navas, que ayer estaba nervioso y descentrado como nunca. Pero el Real es una máquina de jugar al fútbol y eso que ayer faltaban Cristiano, Kroos, Benzema, Marcelo y Kovacic, unos por lesión, otros por sanción. Aún así, Zidane descubrió a un centro delantero (Mayoral), que marcó un gol y propició otro en propia meta del rival; y que tuvo la pelota y jugó muy bien. Pero lo mejor del partido fue el pase de “Magia” Isco a Gareth Bale, que corrió 73 metros a 32 kilómetros por hora, dejó atrás al defensa, sorteó la salida de Jerónimo Rulli y marcó un gol de antología. Esta fue la guinda, Bale volvía a sonreír y Zidane se sintió feliz. Aún hubo un cuarto gol, de Marco Asensio, que el árbitro, Iglesias Villanueva, que había hecho un excelente partido, anuló sin razón, a instancia de un linier coloradito, que levantó la bandera ni él sabe por qué. Da igual. Fue suficiente la lección de fútbol que dio el Madrid, sobre todo en la primera parte, no descuidando ni un solo momento el dominio de la contienda, con un Modric sublime en el centro del campo y una pareja de antología como son Isco y Asensio. Con estos jugadores es muy difícil perder un partido, con esta media de edad tampoco. Hubo un lesionado, Theo, al que sustituyó Nacho en los últimos minutos. Theo tiene una luxación en un hombro. Cuestión de pocos días. Marcelo ya podrá jugar ante el Betis y Cristiano también, así que el Real Madrid tiene mimbres para hacer el gran cesto de la Liga. Aunque el Barcelona haya ganado todos los partidos hasta ahora, no hay color. En el Barça sólo juegan Messi, Iniesta y a veces un tal Suárez; en el Madrid juegan todos. Ayer volvió a entusiasmar el equipo que viste de blanco –ayer de negro— con un partido completísimo y haciendo un fútbol poderoso, de gran calidad y, sobre todo, con un centro del campo prodigioso. Si hace muchos partidos como el de Anoeta va a darnos muchas alegrías este año. Zinedine Zidane puede estar contento de su equipo, que no se despega de los primeros lugares de la tabla. Y ojalá que haya recuperado a Gareth Bale, que es un gran jugador que no merece la marginación por parte de los aficionados, aunque, la verdad, tampoco creo que le importe demasiado. Ayer dijo en la tele: “Esto es fútbol y el público tiene derecho a silbar cuando alguien lo hace mal o cuando no está de acuerdo con lo que pasa en el campo”. Y tiene razón. Parece que el galés es menos sensible que Cristiano.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com