El Real Madrid nos mata a sustos

  • Ayer le ganó al colista Alavés, pero por los pelos y con emoción hasta el final

Ser hincha del Real Madrid tiene un defecto añadido: el riesgo de infarto. El Barça golea, pero no consigue títulos. El Madrid no golea y lo gana todo. Ayer dejó que el Alavés le empatara y cuando ya iba ganando, el Real Madrid lo intentó muchas veces, pero la flor en el culo de Zidane se está secando. Ojalá que no. Ganó esta tarde su equipo, pero casi llorando, en una tarde en la que Isco volvió a ser el mejor y con muchas bajas: Bale, Marcelo, Kovacic, Modric, Benzema, Kroos, Theo. Claro, así es muy difícil bordarlo. El Madrid tiene fondo de reserva: Lucas, Mayoral, Llorente, Ceballos (que marcó los dos goles del Real), pero no es lo mismo. Zidane reservó a los titulares que no están lesionados para la Champions. Para Dortmund. Pero no hay que descuidar la Liga, si no quieren que el Barcelona se despegue demasiado. Los culés volvieron a golear, esta vez al Gerona, que no es equipo muy de primera que digamos (0-3). Va a ser difícil al Madrid, jugando como está jugando, ganar esta Liga, aunque estemos empezándola. Pero es que sus rivales más directos, Barça y Atlético de Madrid, no fallan, ganan sus partidos. Y el Madrid ha empatado dos y ha perdido uno, los tres en su estadio. Con estos despropósitos va a ser muy difícil mantener la talla en el campeonato. Sobre todo cuando Cristiano no está. Lo dejaron injustamente cinco partidos en la grada y ya no es el mismo. Ni lo fue ante el Betis, ni lo fue esta tarde ante el Alavés. Se tiene que adaptar a jugar, a sus nuevos compañeros y a que ya no estarán siempre, por lo que se ve, ni Benzema ni Bale junto a él. Ni Modric que le dé balones desde el centro, o Kroos, con sus centros medidos.

El Madrid juega ahora a otra cosa, con otros jugadores, no se ha gastado los cuartos en otro delantero y le falta gol. Con lo tonto que es Bartomeu, pero tonto, muy tonto, como diría José Mota, resulta que lo gana todo. Y Florentino que es listo, pero que muy listo, lo está ganando menos. El Alavés, como la generalidad de los equipos malos, se creció ante el Madrid todo lo que no se crecen los equipos malos ante el Barça. Los árbitros –ayer fue Undiano, tenía que ser— no le han pitado un penalti al Madrid desde la noche de los tiempos; y lo hubo. Pregunten a Isco. En fin, triunfo elaborado, que diría un cronista antiguo. Triunfo necesario pero que no creo que aporte otra cosa que no aumentar la distancia entre el Barcelona independentista y el mejor equipo del mundo.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com