El Real Madrid se paseó por Europa, esta vez en Dortmund (1-3)

Bale marcó un gol espectacular./Real Madrid

  • Con un Módric glorioso, marcaron Bale y Cristiano (2), pero pudieron ser más

El Real Madrid se paseó por Europa, esta vez por Dortmund, pisando fuerte y en busca de la decimotercera copa continental. Un Módric glorioso condujo al Madrid a la victoria, gracias a su centro del campo prodigioso, en el que volvieron a brillar Kroos y Casemiro, con una defensa colosal y una delantera que se reencuentra con el gol. El primero, de Bale, con la izquierda, a pase de Carvajal, fue un portento de belleza. Equiparable al de Zidane en la final de Glasgow ante el Levercusen. Está claro que esta es la competición del Real Madrid, que aumentó su ventaja gracias a un gol de Cristiano, a pase medido de Bale –otra vez—, que ayer volvió a ser el portento de jugador que es. Sólo en el comienzo de la segunda parte tuvo un poco más el balón el Borussia, animado por su afición, pero el Madrid volvió a tomar el rumbo del partido, en el que había tenido algo de suerte al no pitar el árbitro holandés penalti tras unas claras manos de Sergio Ramos junto a la línea de gol. Menos mal que en Europa los árbitros no salen al campo a joder al Madrid, como en España. El dominio del partido correspondió al equipo español, que ni se inmutó con el ambiente en su contra, ni con los buenos deseos del conjunto alemán, a quien se le tenía por el coco del grupo.

Cristiano volvió a golear en Europa./Real Madrid

Ya será menos. Sobre el campo hubo un equipo que mandó, aunque el Dortmund se acercó con el 2-1 de Abumeyang, anticipándose a Ramos y a un lento Navas; Abumeyang, que lo que desea es jugar en el Real Madrid –su abuelo vive en España–, pero diferencia que Cristiano, con un pepinazo que casi rompe la red, se encargó de ampliar y de poner las cosas en su sitio. ¿Cómo no le van a votar para ser considerado el mejor jugador del mundo? En Europa siempre está. La Liga es ya para el Madrid una competición menor, aunque hay que ganarla para mantener los récords. Si los cronistas cenizos temían al Borussia, el Madrid, una vez más, se encargó de ponerlos en ridículo. Isco dio otra lección de magia y de recursos físicos y Nacho, que jugó bien, como siempre, estuvo dos veces a punto de marcar, yéndose al ataque y rematando sobre el portero suizo del Dortmund. Un partido excelente, el Madrid gana por primera vez en el campo del Borussia (tres empates y tres derrotas hasta ahora) y se coloca primero del grupo en la Champions. Una excelente forma de iniciar la competición.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com