El Tenerife ganó al Nastic, con solvencia (2-0)

El Tenerife ganó con solvencia su partido de Liga ante el Nástic de Tarragona por dos tantos a cero, a pesar de que se le resistió el gol durante la primera mitad y un cuarto de hora de la segunda parte, ya que costó lo indecible “abrir la lata”, gracias a una brillante actuación del meta visitante, Bernabé Barragán, que ha venido siendo el portero suplente del conjunto catalán en estos comienzos del campeonato.

El gol tardó en llegar, pero los jugadores blanquiazules no se desesperaron y mantuvieron la serenidad, porque imaginaron que el “cerocerismo” del Tarragona no podía alargarse mucho más. Y así logró su primer gol a las 62 de minutos, gracias a un absurdo y claro penalti, que lanzó magistralmente por el centro y a media altura del arco contrario el serbio Malbásic, que ayer anotó los dos tantos de su equipo y que, al ser sustituido casi al final del choque, recibió una gran ovación de los asistentes al “Heliodoro”.

El encuentro, en sí, no tuvo mucha historia, porque fue realmente un monólogo del Tenerife, frente a un equipo que vino a defender el empate inicial de manera descarada, porque se mostraba incapaz de montar contragolpes efectivos y casi siempre sus jugadores se limitaron a correr detrás del balón.

Lo más destacable, la actitud positiva de los profesionales del equipo insular, que nunca perdieron su confianza en la victoria y que mejoraron actuaciones en anteriores partidos, sobre todo en lo que se refiere al acierto en los pases.

Malbásic fue el autor de los dos goles y el mejor del partido./D.A-Sergio Méndez

Esta mejoría se notó, por ejemplo, en la elaboración del segundo gol, que llegó en una magnifica jugada trenzada entre Aitor Sanz y Juan Villar (ya recuperado de su inoportuna lesión), que acabó rematando el punta Filip Malbásic al fondo de la red.

Está claro que el Tenerife funciona mejor con la disposición de un rombo en el centro del campo, en lugar de jugar con dos medios, porque se crean más jugadas y el equipo asiste más a los hombres de vanguardia, aunque tal vez se pecó de abusar un poco del juego interior y no tanto por las bandas.

Sea como fuere, fue un atractivo encuentro y el Tenerife vuelve a mostrar su credencial para ascender de categoría. Ha llegado la hora de olvidar esas tres derrotas seguidas en la Península y afrontar con ilusión el próximo partido, en el “Carlos Tartiere” de la capital del Principado, ante el Oviedo, más aún teniendo en cuenta que vuelve el sábado el fútbol al “Heliodoro”, con un interesante choque entre el Tete y el Numancia, uno de los gallitos de esta Segunda División, tan ajustada en los primeros puestos, como viene siendo habitual en las últimas temporadas.
¡Vaaamos!
__
pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com