Por fin anoche apareció el verdadero Partido Socialista

Anoche, sobre las diez y media, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, dio una lección de sensatez y de sentido común, ante las cámaras de las televisiones.

Ha dado el PSOE la medida de un gran partido, primero con la presencia de Pedro Sánchez en La Moncloa, reunido con Rajoy, y segundo, enviando a su secretario de Organización a comunicar a toda España que el PSOE está con el Gobierno del PP, sea cual sea su decisión.

Puso en su sitio Ábalos a los secesionistas, dijo que la unidad de España es irrenunciable y dijo también que lo del diálogo ya no es posible, a no ser que los dirigentes independentistas catalanes vuelvan a la legalidad.

Por fin ha vuelto el gran PSOE, el Partido Socialista de siempre, el que ayudó a hacer la Transición, el PSOE de los grandes políticos que han contribuido a la consolidación de nuestra democracia. Con su participación en la réplica secesionista se vuelve a la España democrática unida, aparcando rivalidades partidistas y legítimas.

Puigdemont ha ido demasiado lejos y Ábalos le ha dicho anoche que Cataluña se encuentra en un estado de ingobernabilidad porque sus dirigentes están más dedicados a todo este absurdo proceso que a beneficiar con su buen gobierno a los ciudadanos catalanes.

Personalmente, me alegro mucho de la postura del PSOE, un partido al que he votado siempre, pero en los últimos tiempos muy a regañadientes. Por fin Pedro Sánchez se ha convertido en un hombre de Estado. Que no tenga tanta prisa por llegar a La Moncloa y que sea primero español y sensato.

Por eso, su número tres, José Luis Ábalos, ha mantenido la misma postura que Felipe González, Alfonso Guerra, Borrell, Leguina, Fernández Vara, Corcuera, Bono y tantos otros socialistas históricos y sensatos que se han manifestado de una forma muy clara a lo largo de estos últimos meses.

Otra vez hay motivos para confiar en el PSOE y espero que esto no sea humo, sino que este estado de gracia y de sensatez democrática y sobre todo de sentido común se mantenga. Y mi reconocimiento a Ábalos, y probablemente a Pedro Sánchez, por habernos hecho sentir de nuevo el honor de ser socialistas.

Porque esto, señoras y señores, se parece ya bastante a Venezuela. Y creo que, incluso, a algo peor que Venezuela. Los sediciosos catalanes han puesto a España –y se han colocado ellos mismos— en una posición de ridículo y de deriva cutre ante propios y extraños.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com