Hay equipos, como el Getafe, que siempre serán de Segunda (1-2)

  • Sus jugadores cometieron falta tras falta, fingieron lesiones y hasta los recogepelotas perdieron tiempo desde el minuto uno

Hay equipos, como el Getafe, que siempre serán de Segunda, aunque jueguen en Primera División. Al más puro estilo del Cholo Simeone, menos cuando su Atlético juega con el Barça, los recogepelotas del Getafe perdían tiempo desde el minuto uno –no se encontraba el balón cuando salía–, los jugadores del Getafe cometían una falta tras otra y se tiraban al suelo para perder tiempo. Y, para colmo, le dieron por válido un gol en fuera de juego de Molina; y entonces al Madrid le costó más de la cuenta doblegarlo. Había marcado Benzema en la primera parte un gol que se fabricó él solito, había empatado Molina avanzado el segundo y Cristiano, a pase de maestro de Isco –que salió en los últimos 20 minutos por Lucas Vázquez—fusiló a Vicente Guaita, que ya le había parado un tiro de gol claro al astro portugués. Total, que el Madrid jugó bien a ratos, hizo lo mínimo para ganar un partido incómodo. Dice Marcelo que todos se crecen ante el Real Madrid, pero no sólo es eso. Siempre digo que al Barcelona le tienen miedo y bajan los brazos los rivales y al Madrid le combaten. No sé por qué será; o sí, porque el Madrid es el mejor equipo del mundo. Las estadísticas están ahí. Ayer, el Barcelona le empató al Atlético en el Wanda, o a lo mejor fue el Atlético de Madrid el que le empató a uno al Barcelona en el Metropolitano. Da igual. El Madrid se acerca a los puestos de cabeza. No jugaron en el Madrid ni Módric, ni Casemiro, ni Navas, ni Varane, ni Kovacic. Kiko Casilla no es portero para el Real; el club lo sabe, pero es lo que hay. Al Real Madrid le hace falta un segundo guardameta, a lo mejor hay que buscarlo en el mercado navideño. Zidane está empeñado en las rotaciones y no cree que sea muy pronto para hacerlas. Pero, bueno, el empate del Barça y el triunfo del Bilbao ante el Sevilla aclaran un poco las cosas por arriba, el Madrid se acerca a la cabeza y ha sido una jornada productiva para los que visten de blanco. Ya sé que queda mucha Liga por delante y que el Real cuenta con una plantilla excepcional, la mejor de su historia, probablemente, pero hay que asegurar los partidos para no provocar infartos a su afición y para no tener que confiar eternamente en el rutilante Cristiano para que resuelva los partidos.

El árbitro, Martínez Munuera, sólo descontó dos minutos en el primer tiempo cuando se perdieron exactamente ocho. Y en la segunda mitad dio tres minutos, que era lo justo, pero incomprensiblemente estiró el partido cuatro minutos. Yo no entiendo a los árbitros, se lo digo a ustedes de verdad. Son unos bichos muy raros. Pero lo más importante es que el Madrid le ganó a los recogepelotas, a los jugadores del Getafe que fingieron golpes y se echaron al suelo y hasta al árbitro. Estilo Simeone, menos cuando el Atlético juerga con el Barça. Para mí que el Cholo es del Barça y que quien es atlético es el “Mono” Burgos. Por cierto, qué caballeroso es el Txingurri Valverde. Un señor este don Ernesto. No como el Cholo, puro nervio.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com