¿Todos a la cárcel?

 

  • El Supremo decidirá hoy sobre la petición de prisión de la Fiscalía para Forcadell y varios miembros de la Mesa

Por coherencia, hoy tendrían que entrar en prisión los miembros de la Mesa del Parlamento de Cataluña, con su presidenta al frente, ya que la Fiscalía atribuye delitos iguales a los presuntamente cometidos por el Gobierno de Cataluña, la mayoría de cuyos miembros han sido encarcelados por la Audiencia Nacional. En el caso de que el ponente del Supremo decida que sigan en libertad, con medidas cautelares, lo lógico es que la jueza Lamela vuelva sobre sus pasos y haga lo mismo. Los que van a declarar hoy, es decir, los miembros de la Mesa que declararon la independencia, con su presidenta al frente, tienen, además, el agravante de que el Tribunal Constitucional ha anulado definitivamente la estrambótica ley de transitoriedad y la declaración unilateral de independencia. Esto deja a los diputados que estarán hoy en el Supremo más en el ojo de la justicia, ya que además el TC ha presentado denuncia, por desobediencia, contra la propia Forcadell. Ayer, unos cuantos gamberros dejaron Cataluña sin AVE, yo creo que con un poquito de pasividad de los Mossos, aunque Interior dice que no, que cumplieron con lo que se les mandó. Entonces es que los mandaron a hacer poco, temeroso como está Rajoy de que den un palo mal dado y como esto es España, pues aparecer en todas las portadas del mundo como el gran dictador. Por eso Rajoy anda con pies de plomo, pasito tun-run, con mucho tacto. Todo lo demás funcionó en Cataluña, que no hizo caso a la huelga, menos los piquetes de su subvencionado sindicato independentista que cortaron autopistas y carreteras secundarias, por la cara, intentaron cerrar la frontera con Francia, sin conseguirlo, y no dejaron que el AVE llegara a la estación de Sants, incluso con peligro para sus vidas. A lo mejor es que el sindicato buscaba mártires. El efluvio independentista, al menos en apariencia, se va diluyendo. Ya digo que todo funcionó en Cataluña y la huelga, que quería ser violenta por lo que se ve, no obtuvo sino un mínimo –pero molesto– seguimiento. El objetivo fueron los trenes, y singularmente el AVE. Parece mentira que estos memos actúen siempre contra el progreso. Como pollos sin cabeza corrieron por las vías, jugándose el tipo, y RENFE tuvo en el día de ayer una jornada para olvidar, en medio de las protestas de los usuarios. Los empleados se dirigían educadamente a ellos, diciéndoles: “¿Y qué quieren que hagamos, si estos tíos se han lanzado a las vías?”. Estos actos, de repetirse, lo que harán es echarse a su propio público encima pues la gente no puede acudir al trabajo, no llega a la consulta de los médicos, llega tarde a casa. Y todo eso molesta mucho y crea problemas económicos y logísticos a los ciudadanos. En fin, otra jornada para olvidar en Cataluña, en donde Podemos se desploma, Ciudadanos sube, el PP mantiene cierta esperanza de ligero ascenso y Esquerra ganará las elecciones, aunque no por mayoría absoluta, que es lo mismo que no ganarlas.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com