Dos decisiones judiciales para hoy

El abogado belga de Puigdemont le cobra –¿quién lo paga?– ¡mil euros por hora!/rtve.

Hoy se esperan dos decisiones judiciales trascendentes. La primera es la del magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, señor Llarena, que deberá atender o no la petición de los abogados de los Jordis y las de medio ex Gobierno catalán, encerrados todos (menos los abogados) en la prisión de Estremera, a causa de los graves delitos que han cometido los investigados. La segunda decisión será la del juez instructor belga, que verá si atiende o no la petición de la Fiscalía de Bélgica de entregar  a Puigdemont y a cuatro ex consejeros catalanes a las autoridades españolas, a través de la euro orden cursada por la Audiencia Nacional, o si hace caso a su abogado defensor y los deja allí. En el supuesto de que el juez belga, que celebrará la vista en el idioma autóctono, haga caso a la jueza Lamela, de la Audiencia Nacional, y a la Fiscalía de España,  Puigdemont y su banda sediciosa tendrán derecho a otras dos apelaciones, lo que alargará todavía mucho tiempo su estancia en Bélgica, eso sí, sin poder salir del país. Los delitos cometidos por Puigdemont y su banda existen en Bélgica, pero la defensa basa su estrategia en demostrar si en España hay o no garantías de un juicio justo para ellos. España es hoy, posiblemente, el país más garantista del mundo, es decir, el que tiene una justicia más justa y la repetición es intencionada. Así que lo más probable es que el juez atienda la petición de la jueza Lamela y de las fiscalías española y belga y entregue al prófugo y a los otros para que sean juzgados por sus graves delitos cometidos en España. Yo soy de la opinión de que Puigdemont será pronto olvidado, en cuanto se constituya, tras el 21D, el nuevo Gobierno autónomo de la comunidad catalana. Lo que rodea a la campaña electoral catalana, afortunadamente con un partido como Ciudadanos disparado en las encuestas hacia el triunfo, clama al cielo. Yo creo que al final se impondrá la cordura, que Inés Arrimadas será presidenta de la Generalidad y que el PP y el PSOE la apoyarán. No creo que Pedro Sánchez e Iceta, a pesar de sus contradicciones y de sus disparates, desaprovechen esta oportunidad de que España no dedique tantos esfuerzos –que ya cansan a los españoles— a solucionar el problema catalán, que ya aburre hasta a los más alegres. Cataluña se tiene que plegar a la legalidad y luego negociar con el Gobierno del Estado sus legítimas pretensiones. Pero seguir dando eternamente el coñazo le puede perjudicar seriamente, porque no hay mal que dure mil años, ni tampoco cuerpo que lo resista. Hoy habrá dos decisiones judiciales importantes. Vamos a ver lo que dice la justicia y vamos a ver cómo los jueces aplican la difícil legislación que rodea a todos estos temas de sediciones, rebeliones y demás familia delictiva. Así que estemos atentos a lo que va a ocurrir, porque al fin y al cabo sólo faltan unas horas.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com