Cuatro en el talego y cuatro fuera

El magistrado Llarena y la magistrada Lamela.

El magistrado Llarena partió la cosa. Sacó a cuatro del talego, bajo fianza de 100.000 euros a cada uno –que pagó un organismo subvencionado por la Generalidad—, y dejó dentro a Junqueras, a Font (el consejero de los “mosus”) y a los dos matracas, los dos Jordis. El auto es demoledor y demuestra que todos estos tipos son unos auténticos delincuentes. Y lo que te rondaré, morena. A los libres les prohíbe salir de España y les obliga a presentarse semanalmente en un juzgado. Los ha trancado a todos, lo mismo que la jueza Lamela los tiene bien cogidos a los otros. Los agravios a la Guardia Civil, a la Justicia, a todos los españoles, los van a pagar muy caros. Estos individuos no merecen permanecer ni un día más, cobrando cientos de miles de euros, en una institución española. Porque Cataluña es España y nunca será independiente si los españoles no quieren que lo sea. Hasta las encuestas se les están virando a los independentistas. Los viejos tienen miedo a no cobrar sus pensiones, los comerciantes a quedar arruinados por el miedo, los hoteleros a no llenar sus hoteles, a perder el turismo. Han jugado con fuego y se han quemado. Y, sobre todo, que aquellos a los que la Justicia investiga parecen muy trincados con las manos en la masa. Las pruebas contra ellos son demoledores y lo van a pagar con muchos años de cárcel por el delito de rebelión, que lleva consigo penas de privación de libertad muy grandes. Y ahora los idiotas de Podemos, cuya misión en esta vida es la algarada y la desestabilización, presentan ante el TC un recurso contra la aplicación del artículo 155. Lo hacen sólo para congraciarse con los independentistas catalanes, a los que apoyarán sin reservas, pidan lo que pidan. Es verdad que Podemos se desinfla como un globo, pero todavía les quedan unos escaños que ofrecerles a la reunión de mercachifles que conforma el independentismo catalán. No ha caído en la trampa el magistrado Llarena, a pesar de los trucos para acatar –sí pero no— la Constitución por parte de los investigados. Los más directos responsables de los desmanes, incluido el referéndum fraudulento al que no tienen pudor estos individuos de acudir permanentemente, citándolo como punto de partida de su “independencia”, como si pudiera ser admitido en un país que no fuera Venezuela, o la España de Franco, digo que los responsables de todo esto siguen en prisión. Además, mucha información debe tener el magistrado  sobre la actuación de los “mosus” porque su principal responsable, su consejero del Gobierno, sigue en prisión. Y todavía el juez belga pregunta de que si en España el prófugo Puigdemont, que pasará a la historia como un loquinario, va a tener un juicio justo. Claro que lo tendrá, pero es que, además, cuando lo entreguen, si lo entregan, irá derechito a la cárcel porque así lo dice la ley. Hay riesgo grave de fuga. Hasta el punto de que está fugado. En fin, una sabia decisión la del instructor del Supremo y un procés que se desinfla. Y un partido, Ciudadanos, que ya está por encima en intención de voto –en escaños a lo mejor no— que Ezquerra Republicana. Quién lo iba a decir.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com