Efemérides de Garachico

10 de noviembre de 1535

Don Pedro Fernández de Lugo da las órdenes oportunas para que se recluten gentes en Garachico, con destino a ganar “mayores glorias” en el Nuevo Mundo, concretamente en el territorio que se llamó Santa Marta. A tal requerimiento contestaron muy gustosamente los hermanos Bartolomé y Pedro de Ponte, distinguidos personajes de la  nobleza del Garachico de entonces y quienes prepararon un  navío, el “San Nicolás”, y salieron desde de Garachico, principal puerto del Archipiélago y en el que habían nacido los personajes que hemos citado; se dirigieron primeramente a Santa Cruz y desde allí iniciaron el viaje hacia tierras americanas al mando de Lázaro Fonte. Los numerosos garachiquenses que tomaron parte en la salida tuvieron un comportamiento excelente, interviniendo en todas las acciones allá desarrolladas, concluyendo, poco después, con la fundación de Bogotá.

10 de noviembre de 1816

Es la fecha de la Real  Cédula por medio de la cual se “dio existencia y nombre a la Universidad de San Fernando, en Canarias, con  los mismos privilegios, excepciones y prerrogativas que las demás del reino”. Las personas bajo cuya dirección y tutela habría de estar la nueva Universidad son personas de relieve y entre ellas destacó el ilustre hijo de Garachico, don Francisco Martínez de Fuentes, sacerdote, canónigo, escritor, historiador, del que ya nos hemos ocupado en otras efemérides de meses atrás, por lo que queremos ahora evitar repeticiones inútiles. De todos modos, nos parece que no está de más volver a decir que el señor Martínez de Fuentes llegó a ser rector de la Universidad creada por distintos personajes isleños, algunos del propio Garachico.

10 de noviembre de 1925

Se reúnen varias señoras de la sociedad de Garachico con el fin de fundar la Junta de Damas de la Cruz Roja, dentro del Comité Local de la  municipalidad garachiquense, ya existente desde fechas anteriores. En la reunión resultó elegida presidenta doña Rosario Arocha de la Torre y de secretaria doña Virginia Jacinto del Castillo, madre de la historiadora Analola Borges. Nada  más constituirse la Junta, de la que también formaban parte doña Carmen Revilla de Cabrera, doña Carmen Verde, doña Francisca Hernández de Soler, doña María Teresa Montes de Oca y Delgado y doña Ángela Pérez de Díaz, encomendaron todas sus energías e iniciativas a conseguir que una orden religiosa se hiciera cargo de la Institución, recayendo tal nombramiento en un grupo de Hermanas de la Orden del Buen Consejo, la cual, bajo la dirección de de su superiora, Madre Presentación, desarrollaron en la Villa, durante muchos años, una labor social y humana absolutamente insuperable, dadas su preparación y su indudable amor al prójimo necesitado de ayudas.

12 de noviembre de 1692

Sufre Garachico las consecuencias de un incendio voraz, uno de los muchos que hubo de soportar la localidad en las azarosas páginas de su triste historia. Se fueron con el fuego ocho preciosas casas que estaban situadas en la llamada entonces Calle de la Marina, El fuego llegó a las proximidades del convento agustino, que se salvó de las llamas. Fue, sin embargo, como una premonición del incendio que tal convento habría de sufrir en su día y que significó su desaparición. Este incendio de 1692 significó un gran daño para Garachico, que pasó entonces por una etapa difícil de resolver por los daños causados en comercios y en otros detalles relacionados con la economía del lugar, que tardó mucho en recuperar su riqueza de entonces.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com