De Burgos le hizo otro favorcito al Barça, el Madrid goleó al Sevilla y el Tete le metió tres al Reus

La Liga la van a ganar entre De Burgos Bengoechea y Messi. La unión es perfecta. Ayer, el famoso árbitro dejó al Villarresal con 10 por una entrada de tarjeta amarilla de otro amarillo contra Busquets, éste le echó el teatro acostumbrado y roja directa. Cuando se jubile, a De Burgos le erigirán un busto en el Nou Camp, junto a los de  Kubala y  Cruyff. Ha hecho más por el Barça que los dos anteriores. El Madrid cogió al Sevilla y le dio tal vapuleo, que marcaron hasta Nacho, Kroos y Achraf. Ronaldo exhibió sus cinco balones de oro en el “Bernabéu”, traídos de su museo de Funchal y marcó dos goles. Lleva mucho tiempo siendo el mejor del mundo, superando al correlón de Messi, que siempre hace lo mismo, hasta que llegue un defensa inteligente  y no le deje hacer lo de siempre. Es una pena que sólo Casemiro sea capaz de frenar al paticorto argentino, del mismo tamaño que el ex honorable Pujol. La Liga se pone igual de interesante. No falló ninguno de los de arriba, si exceptuamos al Sevilla. Si el Madrid le levanta los dos partidos al Barcelona, será campeón. El Barcelona no aguanta la presión, ya le ocurrió el año pasado. No juega a nada pero tiene más suerte que ninguno. Y, además, tiene de su parte a los árbitros, muy sutiles con los que visten de azulgrana y tan poco sutiles con sus rivales. A Cristiano le costó De Burgos cinco partidos. Lo quieren hacer internacional en enero. Así está el arbitraje español. Lo ha denunciado hasta Iago Aspas, el delantero del Celta, que vio cómo su equipo perdía por un penalti que no fue, contra el Valencia. Los árbitros españoles son muy malos, los peores de Europa. Ahora han propuesto que sancionen a Iago Aspas, que si acudiera a la justicia ordinaria ganaría el pleito. La libertad de expresión está por encima de cualquier consideración correcta contra otra persona. Y yo acudiría a la justicia ordinaria y no haría puto caso a la justicia deportiva, que no es justicia ni es nada. Repito que a Cristiano le costó la broma del empujoncito a De Burgos cinco partidos. El Madrid ha cogido la directa, esta semana jugará el Mundialito de Clubes en los Emiratos Árabes y seguramente lo ganará. Otro título más para la entidad de Florentino Pérez, pero ante equipos nada peligrosos. El primer partido, el jueves contra el Al Jazzira. Yo pensé que eso era una televisión, pero parece que también es un equipo de fútbol. Y el Tete le metió tres al Reus, ya era hora. A ver si los turrones les sientan bien a los chicos de José Luis Martí y espabilan. La verdad, llevan camino de convertirse en unos auténticos petardos. Y una cosa típica de magos: Miguel Concepción exige corbata para ir al palco del estadio. Hace falta ser mentecato. Ni que ese palco, lleno de magos peludos, fuera la ONU.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com