El Madrid, plagado de suplentes, sentenció al Numancia (0-3)

Cristiano quiere que le paguen el pufo de Hacienda. Pues que se lo paguen, hombre./rtve.

Florentino no se puede quedar sin Ronaldo. El mejor del mundo./rtve.

Ayer fue jornada de la Copa del Rey. Zidane tendrá que organizar un poco el equipo, pero a mí me gustó el Madrid de anoche. Y el árbitro estuvo perfecto: pitó lo que vio y lo hizo bien. Los cronistas de cine de barrio de este país la tomaron con el colegiado. La expulsión del jugador del Numancia por una patada alevosa  a Nacho fue justa y a Lucas Vázquez le hicieron dos penaltis de libro, que el colegiado señaló. El Madrid juega como lo hace siempre, al ralentí, a verlas venir. Zidane hizo una alineación mixta, dando entrada a los suplentes más inmediatos a los titulares más Bale, Carvajal y algún que otro, como Isco. Marcaron, de penalti, Bale e Isco, Bale jugó bien, sin esforzarse mucho y el tercero lo logró Mayoral, casi al final, al rematar de cabeza un bonito centro de Lucas, que participó en los tres goles de su equipo. El Madrid es tan grande que acostumbra a jugar así, sin despeinarse. No hacía falta ante un Numancia voluntarioso, pero poco más. Lo demás, las protestas, son fanatismos de equipo de Segunda que quiere destronar al grande. Pues que coman más gofio. La historia no se puede cambiar y el Real, juegue bien, juegue mal, es historia grande del fútbol. Lo otro son pamplinas. La Liga sigue y el Real juega en Vigo, ante el Celta. Es el partido más difícil de los de arriba, este fin de semana. La Liga ya será muy difícil de ganar para los que visten de blanco: la perdió el equipo de Zidane en el “Bernabéu”, dejándose ganar por un Barcelona que sólo despertó a los 45 minutos, cuando Kovacic, que venía de una lesión, se desfondó. Si Kovacic hubiera estado bien, no ganan. Cristiano está triste: quiere que le paguen el pufo de Hacienda. Yo, de Florentino, se lo pagaba. Total, ¿qué son 15 millones para el Real Madrid? Si quiere ser el mejor pagado del mundo y se fotografía en Navidad con sus trofeos para dar a entender que es eso, el mejor, ¿por qué no le dan lo que pide y ya está? Con Cristiano metiendo goles en los grandes momentos, el Madrid no tiene rival. Messi es, al lado suyo, un pinche de El Bulli. Florentino no se va a arrepentir ahora de sus arrumacos a la madre del jugador en las presentaciones, ni de repetir que Cris es el mejor del mundo. Cris, así. Lo mismo que para los cronistas catalanes Neymar era Ney hasta que se fue al PSG. Ahora es Neymar. Que no sueñe Florentino con Neymar: es muy caro y traidorcillo y de papi problemático. Que se quede con Cristiano, que es de la casa y que quiere más porque todos quieren más, pero tampoco quiere demasiado sino ser el mejor pagado del mundo. Aquí, en el planeta fútbol, hay muchos que son los mejores del mundo. Entre ellos, Florentino. Ay, Dios.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com