Vodafone es un desastre

Aunque ustedes no se lo crean, porque es de verdad increíble, he puesto en menos de tres meses más de medio centenar de quejas como cliente de la compañía Vodafone, que es un auténtico desastre, a la que accedí en octubre para ver los partidos de fútbol del Tenerife, ya que las otras empresas de telefonía no ofertan retransmisiones de los partidos de Segunda División.

Contraté un paquete de teléfono fijo, conservando mi número; dos móviles con la misma numeración que teníamos, fibra de 120 megas para Internet y dos descodificadores para ver la televisión en dos sitios del hogar.

En primer lugar, la comercial que me atendió no cogió bien la dirección y puso el número 59 de mi calle (que no existe, curiosamente) por lo que en lugar de mandarme un rúter para fibra me lo mandaron para cable y no lo pude instalar. Tras reclamar que sí tenía fibra en mi domicilio, me mandan otro rúter, que empieza a funcionar más o menos.

A los pocos días me llama al móvil un amigo que me dice que mi número de fijo no corresponde a ningún abonado. Investigo y me aclaran que tengo un nuevo número, sin avisarme, cuando yo les dije que me respetaran el mío de toda la vida. Lo recuperan después de varios días pero, oh, sorpresa, el rúter no funciona ni el descodificador y Vodafone tiene que enviarme otro equipo a mi casa.

Un sábado me dispongo a ver un partido de fútbol y veo en la pantalla de mi televisor que estoy abonado a ese servicio. Llamo a la compañía y resulta que el paquete de fútbol lo habían asignado al número “provisional”, con lo que no vi el encuentro.

Días más tarde, me llega la primera factura, cuyo importe reclamo, porque me cobran por un fijo inexistente. No hay contestación y me cortan todos los servicios y me hacen ir a pagar el recibo a una oficina de Correos, para poder restablecerlo, sin que hubieran atendido mi reclamación.

La pasada semana veo que mi entidad bancaria me ha cargado en cuenta el importe del segundo recibo, con los mismos errores y por servicios que yo no uso. Llamo de nuevo a Vodafone y le digo que tienen que darme de baja del paquete de TV Total, que me ofrecieron de manera gratuita durante tres meses y que lo siguen cobrando. Pues bien, pasan unas horas y, por lo que veo, la comercial que me atendió ¡desde Colombia! dio instrucciones para que me dieran de baja de todas las emisiones de TV. Un auténtico caos.

Esperaré a que pase este fin de semana de Reyes para ir a una tienda de Vodafone y aclarar todo este embrollo, causado por unos empleados tan ineptos, que no están en absoluto preparados para realizar su labor profesional. Y es que la compañía contrata a ocho comerciales en Sudamérica, por los que cuesta uo español, porque allí hay mano de obra muy barata, y los que nos fastidiamos somos los sufridos clientes.

Mi cambio a Vodafone ha sido un auténtico martirio, y lo peor del caso es que no atienden adecuadamente las quejas y reclamaciones. Sólo saben cobrar facturas, llenas de conceptos equivocados y no saben solucionar los problemas que surgen. ¡No saben bien, amables lectores, dónde me he metido! Porque si Movistar era muy mala, esta es igual o peor.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com