Lo que faltaba, un presidente telemático para Cataluña

El prófugo Puigdemont./rtve

Puigdemont el prófugo, don Erre que Erre, quiere ser ahora un presidente telemático para Cataluña, un Robocop. Parece que no se lo van a permitir, ni los letrados del Parlamento, ni Ezquerra Republicana, ni la oposición, pero la ambiciosa Marta Rovira, que si Junqueras se despista se le sube a la chepa, ha ido a Bruselas para hablar con el huido de la justicia a plantearle no sé qué. Es de suponer que, igual que Mas y otros que se han ido de la política, abochornados por su fracaso, Puigdemont, más pronto que tarde, haga lo mismo. Parece que sólo Mas tiene problemas económicos, pero también los tendrá el payaso de Puigdemont en cuanto los tribunales comiencen a exigirle responsabilidades civiles por sus actos delictivos. Ahora Puigdemont quiere ser investido, vía telemática, sin tener que pisar suelo español, para no ser detenido. En cuanto este tipo salga de Bélgica lo van a entalegar, porque supongo que estará siendo seguido por miembros de la Policía española o del CNI. Supongo, porque en Europa puede haber delincuentes, como el tal Puigdemont, en la calle, sin que otro país de la Unión lo entregue. Bonita idea de la justicia tienen algunos en la Unión Europea. De momento, Puigdemont quiere ser presidente telemático. Y votará en el Parlament gracias a la física cuántica, digo yo. Cojonudo.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com