El impresionante desgaste del Partido Popular

  • Ciudadanos le aventaja en casi 4 puntos, según Metroscopia

Albert Rivera (izquierda) y Rajoy. Condenados ambos a entenderse./Pool Moncloa/Diego Crespo

El éxito de Ciudadanos, que ganó las elecciones en Cataluña, y el desgaste del PP –por casusa precisamente de Cataluña, sobre todo— han propiciado que, por primera vez, la formación de Albert Rivera aventaje al PP, ganador de las pasadas elecciones generales y ahora en el Gobierno. Rajoy ha pagado caros sus errores y, sobre todo, el hecho de que el PP no se renueve. Según la encuestadora Metroscopia, sondeo que publica “El País”, Ciudadanos ganaría hoy unas elecciones legislativas, con el 27,1% de los sufragios, frente al 23,2% que alcanzaría el PP. Es decir, casi un 4% de diferencia a favor del partido de Albert Rivera. El PSOE se situaría en un 21,6% y se acerca a los populares, mientras que Podemos cae al 15,1%, situándose en cifras que le abocan a su papel de comparsa de la izquierda radical. No es significativo el momento en que se lleva a cabo la encuesta, sobre todo para el PP, aunque sí para Ciudadanos. En la muestra se nota la influencia del éxito de este partido en Cataluña. Habrá que esperar más tiempo para saber si este resultado nacional es coyuntural o su programa y su modo de hacer las cosas han calado hondo en el electorado español. El PP sigue con un Rajoy muy desgastado al frente del partido y dependerá mucho de los candidatos que vaya presentando para cada uno de los puestos. Aunque parece que la corrupción ha tocado fondo, los populares la están pagando cara porque los procesos sobre ella se encuentran en pleno desarrollo. La encuesta no deja lugar a dudas y en ella se manifiestan opiniones ciudadanas muy sólidas a favor de la forma de hacer las cosas de Albert Rivera y los suyos, más identificados con los jóvenes de derechas que sus más próximos en ideología. Todo parece indicar que el PP se ha hecho viejo y que los otros han rejuvenecido a una derecha que estaba noqueada por un Podemos exultante y con un PSOE en permanente desidia, aunque con un electorado terriblemente fiel, a pesar de sus divisiones internas. Todo parece indicar que PP y Ciudadanos están condenados a entenderse, si quieren gobernar España desde una perspectiva de centro-derecha, porque solos no podrán. Parece absurdo que el PP crea que su enemigo es Ciudadanos, y al revés, porque lo que deberían hacer es lograr sinergias para que el resultado sea un Gobierno de centro-derecha que luche contra la corrupción y que coloque al país donde debe estar. Son relevantes los esfuerzos de Rajoy para “salvar” Cataluña, pero esto, en el resto del Estado, parece no ser suficiente mérito para que esté bien considerado y que le voten. En su equipo hay gente que no gusta a los españoles y la renovación debería llegar antes de las próximas elecciones, si quiere el presidente evitar una irritante derrota en las urnas.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com