La gripe me tiene tumbado

Hacía bastante tiempo que no me visitaba maldito virus, pero este año, a pesar de haberme puesto la vacuna correspondiente a primeros de octubre, llevo unos días con una gripe que me tiene realmente tumbado completamente, desganado, con todo el cuerpo dolorido –como si me hubiesen pegado una paliza de campeonato– y sin apenas comer.

En general, en la actualidad, algunas personas consideran esta dolencia vírica como algo usual y normal, cuando la pandemia de hace un siglo, en 1914, tuvo tantos efectos mortales que se llevó por delante a cincuenta millones de seres humanos en lo que representó una grave y terrible pandemia, que se inició en Estados Unidos y que en años posteriores fue popularmente conocida como “la gripe española”, no sé por qué motivo, aunque tampoco me preocupa averiguarlo, porque los “amigos” que tenemos por ahí fuera suelen echarnos muchos muertos, sin comerlo ni beberlo.

Estos días, como habrán visto, apenas he comentado la actualidad de estas islas atlánticas y del resto del país que me hayan llamado la atención, porque estoy sin fuerzas, con un acusado malestar corporal, que calmó toándome un “Termalgín Gripe” cada seis horas y con un nebulizador nasal para hacer que la mucosa acumulada salga con mayor facilidad cuando me sueno con un pañuelo.

Y parece que el pico no ha llegado todavía.

Apenas he salido a la calle desde hace una semanas y solo lo he hecho por necesidad, como ir a comprar las medicinas a una farmacia cercana, donde pude comprobar cómo detrás de los mostradores habían acumuladas decenas de cajas de sobres efervescentes de efectos antigripales, lo que es una muestra de que estamos en el “pico más alto” de la epidemia de este año, aunque algunas autoridades sanitarias han llegado a asegurar que “esto es solo el principio” y que se registrarán más casos a lo largo del próximo mes de febrero.

Por lo que tengo entendido, el virus de la gripe tiene una intensa actividad mutante y, al parecer, la vacuna antigripal elaborada para este invierno no está teniendo los efectos adecuados. Así, amables lectores, que mucha precaución, no pasen mucho frío y abríguense, que se anuncian curvas…
__
pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com