La Ley de Igualdad

La Ley para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, publicada hace diez años en el Boletín Oficial del Estado el día 23 de marzo de 2007 por el Gobierno,  puede decirse que ha servido de potente escaparate para colocar a las mujeres en el centro de la política y para empezar a plantear que el cuidado de los hijos es cosa de dos. El efecto más claro de la ley se ha visto en los parlamentos españoles, según todas las fuentes consultadas. Según los datos del Instituto de la Mujer, se ha pasado de un 36% a un 39,4% de diputadas (el 45% de diputadas autonómicas) y hay cuatro presidentas autonómicas de 17. Pero en el Gobierno estatal de 2017 hay menos ministras que en 2007. Además, la ley introdujo la obligación de incorporar en las empresas de más de 250 empleados planes de igualdad en la negociación colectiva con representación equilibrada de hombres y mujeres en los consejos de administración. Ya no sólo establecía obligaciones a las administraciones públicas, sino también al mundo privado, como las empresas a las que se les obligaba a elaborar planes de igualdad.

¿Qué son los planes de igualdad? Son un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo.

Según informes, tan solo un 8,3% de las empresas que están obligadas por ley (las de más de 250 trabajadores) a contar con un plan de igualdad lo ha elaborado, pese a cumplirse 10 años de la aprobación de la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. De las 2.000 compañías que superan esta cifra de trabajadores, apenas 167 han registrado sus planes en el registro de convenios colectivos.

Y es que los objetivos de los planes de igualdad deben contemplar, entre otras, las materias de acceso al empleo; clasificación profesional; promoción y formación; retribuciones; ordenación del tiempo de trabajo para favorecer, en términos de igualdad entre mujeres y hombres, la conciliación laboral, personal y familiar y, prevención del acoso sexual y del acoso por razón de sexo.

En Canarias, la Ley 1/2010, de 26 de febrero, canaria de Igualdad entre Mujeres y Hombres incluye –entre sus principios– la ausencia de toda discriminación en el ámbito económico y la adopción de medidas para su eliminación, especialmente aquellas que inciden en la feminización de la pobreza, así como el reconocimiento de la maternidad como un valor social. Desarrolla igualmente las medidas para fomentar la igualdad en el acceso al empleo, objetivo que determina como prioritario para la Administración canaria. A tal efecto, prevé políticas de fomento del empleo y la actividad empresarial y medidas de acción positiva para garantizar la igualdad de oportunidades, superar la segregación profesional, vertical y horizontal, y las desigualdades retributivas.

La igualdad tiene que ser la norma en este país.

Por ello, las políticas de empleo que se desarrollen en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias integran el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de planes de igualdad, donde la igualdad entre mujeres y hombres será un principio informador del Sistema Público de Empleo y Formación de Canarias; en el conjunto de políticas, planes, programas y servicios que lleve a cabo la Administración laboral, orientados a la protección y promoción del derecho al trabajo como elemento clave para la autonomía y el desarrollo de las capacidades de las personas.

Y así, para potenciar el intercambio de buenas prácticas y experiencias en materia de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, bajo la coordinación del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, ha puesto en marcha la Red de empresas con distintivo “DIE”, a la vez que permite implicar a las propias empresas y entidades que la conforman en otras iniciativas relacionadas con la igualdad y que son lideradas por este Departamento. Es una marca de excelencia que otorga anualmente el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y que reconoce a las empresas y otras entidades que destaquen en el desarrollo de políticas de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, mediante la implementación de medidas o planes de igualdad.

En conclusión, a las empresas que expresen su compromiso con la Igualdad de Oportunidades a través de actuaciones y prácticas de integración en los procesos de selección, formación, promoción y retribución con el objetivo principal de lograr una presencia equilibrada de mujeres en los puestos de responsabilidad de esas empresas, se les va a permitir gestionar sus recursos humanos y obtener una ventaja competitiva frente al resto.

__
munguia@munguiaabogados.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com