El Tenerife se deshace de su entrenador y lo convierte en culpable

Miguel Concepción y José Luis Martí./Diario de Avisos.

El presidente y el Consejo de Administración del C.D.Tenerife han decidido, tras la última derrota del equipo insular en Granada, cesar al entrenador del conjunto y responsable técnico de la primera plantilla del club, José Luis Martí, un técnico que ha tenido muy mala suerte.

El consejo alargó su confianza en el entrenador en exceso, confiando en que los buenos resultados llegarían más tarde o más temprano, porque confiaban en Martí, un hombre noble, comprometido con el Tenerife, al que también perteneció como jugador; pero está claro que la crisis deportiva se ha hecho tan profunda que no había otra determinación que tomar que la de su destitución.

En esta vida se puede ser honrado, trabajador, pero es evidente que si no hay resultados positivos, cualquier proyecto, por muy bueno que sea, está condenado al fracaso.

Martí ha contado con una buena plantilla de profesionales y el Tenerife partía al principio de la temporada como un claro aspirante para ascender a Primera División. No sé si el técnico, condicionado por las numerosas lesiones de sus jugadores, experimentó demasiado con distintos esquemas de juego en el conjunto blanquiazul o simplemente no ha dado con la clave para organizar un grupo de hombres que conformasen un equipo armónico y con identidad propia.

Así las cosas y mucho más cerca del descenso de categoría que de metas mayores, no cabía otra solución, que se me antoja ha sido tomada muy tarde. En esta vida, por suerte o por desgracia, nadie es imprescindible, aunque a veces parezca lo contrario con determinadas personas.

Creo que Martí no debió seguir al frente de la plantilla tras el fracaso del conjunto, la temporada pasada, al perder el partido final de la liguilla de “play off” para ascender, pero el presidente y el secretario técnico consideraron que llegar hasta ahí era más un mérito que un demérito, y ahora se ve claro que erraron en su decisión.

Se abre, pues, una nueva etapa en el Tenerife, en la que se deben olvidar metas prácticamente inaceptables y centrarse en asegurar la permanencia y en ir planificando, desde ahora, la próxima temporada. Subir de categoría en la presente campaña es un objetivo casi inalcanzable, por no decir imposible.

Esta semana llegará un nuevo técnico El aspirante mejor colocado para sustituir a Martí es Joseba Echeverría, según se ha comentado en fuentes cercanas al club. Adiós y gracias por tu trabajo honesto y noble, José Luis. ¡Vamos, Tete!

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com