Que ni chiquito frío

Me he tenido que comprar una pequeña estufa eléctrica en Worten, porque no aguantaba el frío. No me esperaba un invierno tan crudo, ni tan lluvioso. Con razón dice el refrán que nunca llueve a gusto de todos. Se quejaban de que no habría agua para riego, incluido el augur Wladimiro, y ahora se quejan de que la lluvia espanta al turismo. ¿En qué quedamos? El que tiene más razón es el mago, cuando dice, cada año, que “los tiempos están descambiados”. Ha habido un corrimiento de las estaciones, me da que lo del cambio climático es eso, un corrimiento de las estaciones, aunque del tiempo opina todo el mundo, hasta los que no tenemos pajolera idea del tiempo, ni falta que nos hace. Yo creo que lo que tienen que hacer es replantearse el comienzo y el final de las cuatro estaciones, hallando la media de temperaturas de los 50 últimos años, por ejemplo. Tampoco sé a quién compete eso, porque una vez el loco de Chávez se metió con el tiempo y adelantó –o atrasó— media hora a Venezuela con relación al resto del mundo. Esto se le ocurre sólo a un pirado y Chávez lo era. Creo que ya quitaron esa moda, aunque no sé, en Venezuela puede pasar cualquier cosa, hasta que te maten para robarte los zapatos. Porque los pueblos empiezan a flaquear por el estómago y por los zapatos. Son las dos primeras señas de identidad que se resienten, a la hora de que comienza el hambre. Total, que me he comprado una estufa porque no aguantaba el frío. Y, oiga, vaya estufa buena. Y eso que es pequeña, pero potente, a unos cuarenta euros la unidad. ¿La marca? : española, “Orbegozo”. Se la recomiendo a ustedes.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com