Mucha economía sumergida

Tiene mucha razón mi querida amiga Ana María, que es una mujer madura, muy sensata, que además tiene un puesto de gran responsabilidad. El otro día, hablando con ella, reconocía que en este país hay personas que lo están pasando muy mal, pero que la situación en general no es tan crítica como muchos nos quieren hacer creer.

Ella, que tiene por su profesión, un contacto directo con la realidad social, no duda al decirme que existe una excesiva economía sumergida y que en Andalucía –donde ella vive y trabaja– decenas de miles de personas perciben diversos subsidios y reniegan a trabajos que se les ofrecen, porque sobreviven con las ayudas oficiales y complementan sus ingresos mensuales con trabajos esporádicos, con lo que aquí en las isla llamamos cáncamos.

Muchos no quieren firmar contratos laborales legales, porque entonces tendrían que renunciar a las subvenciones oficiales y están mucho mejor trabajando solo cuando les sale algún apaño, como pequeñas obras y reformas en casas o yendo esporádicamente a hacer alguna faena en el campo.

Las colas del paro muchas veces no son reales./ABC.

El ejemplo más patente es el de la recolección de fresas en la provincia de Huelva. Ya casi ningún andaluz –aunque esté parado– quiere trabajar en esa campaña agrícola y se tiene que recurrir a mano de obra extranjera, de gente procedente de los países del Este europeo o del África subsahariana.

Los mismos casos se repiten en otras comunidades españolas, como en este Archipiélago. Si la situación económica en las islas fuera tan grave como algunos dicen, ¿cómo se explica que la mayoría de los restaurantes y guachinches estén llenos durante los fines de semana? Si no hubiera cierto poder adquisitivo entre la clase media “trabajadora”, no sería posible ese masiva afluencia para comer fuera de casa. Lo que ocurre es que existe una enorme economía sumergida, completamente ilegal, porque no paga impuestos ni cotiza a la Seguridad Social.

Ello no quiere decir que no existan familias que lo pasan muy mal, aunque no se puede afirmar a la ligera que mucha gente está pasando hambre, ¿no creen ustedes, amables lectores?

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com